Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Yo si te creo pero con un poco de calma

Por Omar Villalba

#MeeToo o Yo También, en castellano, fue un movimiento que surgió en EE.UU. a raíz de una serie de denuncias realizadas por varias celebridades estadounidenses contra el sistema de producción hollywoodense; donde el acoso y abuso sexual, la sexualización y otros males eran frecuentes. Este movimiento se esparció como el fuego y rápidamente se extendió a otros espacios de la vida estadounidense. Tuvo un éxito notorio cuando lograron exponer, y llevar a juicio, al productor Harvey Weinstein.

El #MeeToo, como muchos movimientos recientes, encontró un terreno fértil en el cybermundo, lo que permitió visibilizar el gran flagelo que es el acoso y el abuso sexual. Algo que todas las mujeres, en todas partes del mundo, ha sufrido una u otra vez. Siendo sincero, algunas han tenido más suerte que otras, pero las estadísticas no hablan bien. En fin, lo importante aquí es que el movimiento ha sido replicado en otras partes del mundo con mayor o menor éxito.

Hace poco dicho movimiento llegó a nuestro país bajo la denominación Yo te creo. Esto es importante porque forma parte de una serie de movimientos reivindicativos, como el Black Lives Matter, que está visibilizando todos los defectos que aquejan al mundo. Con ello, nos da la oportunidad, como sociedad, de cambiar e ir hacia un rumbo mejor.

Hasta aquí todo va bien, pero, con pesar y tristeza tengo que decir que hay un Pero. Todos estos movimientos tienen un lado oscuro, por decirlo de alguna forma. O, dicho de forma menos contundente, tienen un gran defecto, que por cierto juega en su contra, y es que se deterioran rápidamente.

En efecto, estos movimientos se desvirtúan con rapidez. Las razones pueden llegar a ser muy diversas; en algunos casos es producto de la corrupción del concepto central (MeToo acoso sexual, BLM racismo) en otros oportunismo. En nuestro país la cosa es más compleja. En Venezuela el movimiento ha comenzado por el espectáculo, pero a medida que avanza está destapando un montón de problemas —algunos secretos a voces—, en otras áreas: como la social y la académica.  Pero, también está dando pie para que el gobierno, oportunista como él solo, ajuste cuenta con algunas figuras que son incómodas, a la par que lava su rostro de cara a la Comunidad Internacional.  Al fin y al cabo, un gobierno que lucha a favor de los DDHH de las mujeres no puede ser “malo o forajido”.

Si nuestra sociedad fuese una persona,  estaríamos frente a ese tipo de individuos extremistas, que se toma todo a pecho y, que sea dicho de paso, tiene una personalidad adictiva. Y este movimiento, que tiene una fuerte connotación puritana y hasta extrema hace mala combinación con una sociedad muy tradicional como la nuestra, que a su vez tiene la aspiración de ser una sociedad moderna. No me malinterpreten. Como todos ustedes tengo madres, hermanas, primas, amigas y soy padre. Todo lo que he leído e investigado me ha puesto los pelos de punta y me preocupan. En muchos casos veo que hay una gran falta de comunicación entre Padres e Hijos, y de haber habido más intereses y presencia paterna, algunos casos —en especial los primeros— no habrían ocurrido.

Es por eso que te digo Yo Si Te Creo, y aliento a todas las personas sin importar su género, condición o preferencia sexual, a denunciar abusos físicos o psicológicos a los que hayan sido sometidos. Existen canales instituciones, espacios idóneos para ellos. Pero, a su vez, les pido que se calmen un poco. Que juzguen con cuidado, que se valgan del criterio a la hora de hacer los señalamientos, porque nuestra sociedad es rápida para juzgar y para actuar; pero lenta para rectificar. Siendo sincero, es mejor que dejemos todo en manos de las autoridades. Y es que un testimonio falso o errado, con o sin mala intención, puede ser tanto o más perjudicial que un balazo. Debemos tener cuidado, porque en un ínterin más de una vida quedará destruida. Y si se hace por las RRSS la cosa es peor.

Las cacerías de bruja no traen nada bueno, aunque inicien con buenas intenciones. Recuerden que el camino al infierno está empedrado con buenas intenciones. Desde el surgimiento de la inquisición católica en 1184, pasando por los Juicios de Salem (1692-1693), la expulsión de los moros y judíos en España (1492), la inquisición española (1478), la persecución de judías en Europa y luego durante la Alemania nazi; hasta nuestros días ninguna cacería indiscriminada ha dado un buen resultado. Sé que hay un abismo entre los ejemplos históricos y el momento actual. Tal vez alguien esté pensando que soy injusto e igualmente extremista, y podría ser. Pero, cada vez veo con más frecuencia, que ese espíritu inquisidor y fanático cobra relevancia, como la proverbial bola de nieve que se va haciendo más grande a medida que baja por la ladera.

Si te apoyo, pero ten criterio. Y, por su parte, el resto de las personas —en especial los hombres— debemos tener cuidado. Antes de realizar cualquier avance o cualquier comentario, deberíamos preguntarnos ¿Cuál es la posibilidad de que mi comentario sea malinterpretado? ¿Puede decirlo de una forma que no genere una reacción negativa?

La mejor herramienta que tenemos para evitar el abuso es la de prestar nuestro oído y apoyo a las víctimas. Sopear antes de juzgar y, por encima de todo, ser más empático. No todas las personas tienen el mismo carácter, no todas reaccionan igual, pero, si tenemos problemas con esta idea, creo que la mejor forma de resolver esto, o el único autoexamen infalible es seguir ese precepto que dice: no le hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti. No les hagas a los demás, lo que no te gustaría que le hagan a tus seres queridos.  Si seguimos esta premisa, veremos como a futuro no habrá denuncia de este tipo. Seremos, sin duda, una mejor sociedad.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados