Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Es bueno ejercitarse en ayunas?

¡Controversia causa esta pregunta! 

Este es un tema controvertido y polémico. Los fundamentos teóricos de quienes apoyan esta práctica se basan en el hecho de que si realizas ejercicio intenso sin reservas energéticas, el organismo utilizará la grasa para obtener la energía necesaria para el ejercicio.

Este planteamiento tiene trampa, pues lo que determina de dónde se obtiene la energía es el nivel del consumo de oxígeno, esto es, la intensidad y el tipo de ejercicio, así como la duración de la sesión.

Por lo tanto, que si te ejercitas en niveles de intensidad baja quemas más grasa y si lo haces en una intensidad alta, utilizas el azúcar almacenada en el organismo para obtener energía de forma más rápida. Al aumentar la duración del ejercicio, tiendes a quemar más grasa. La teoría implica, por tanto, que el ejercicio en ayunas para quemar grasa, sería aplicable si haces ejercicios de intensidad moderada, pues de lo contrario tu organismo recurriría al músculo para obtener energía.

Estudios realizados

El problema es que los estudios para demostrar los beneficios de la práctica de ejercicio en ayunas se han realizado en deportistas que entrenan a diario. En ellos se ha comprobado que la recuperación tras el entrenamiento es mejor y que se reduce la grasa corporal sin que haya una pérdida de masa muscular. Desde un punto de vista estrictamente nutricional, el ejercitarte en ayunas no es una práctica adecuada si se realiza en entrenamiento a largo plazo.

Por un lado, el rendimiento sería menor al no disponer de la energía necesaria, lo que impediría un entrenamiento con la máxima exigencia. De hecho, hacer ejercicio en ayunas nunca debe ser en sí mismo un planteamiento único para un plan de entrenamiento a medio o largo plazo. El ejercicio en ayunas no es una práctica recomendable para personas que no están acostumbradas a hacer ejercicio, podrían presentar mareos, náuseas y vómitos.

Uno de los problemas que puede surgir durante un entrenamiento en ayunas es la fatiga y la pérdida de energía repentina, provocado por la reducción de las reservas de glucógeno. En ayunas, el glucógeno del hígado es la principal fuente de energía del cerebro, que necesita un suministro continuo de glucosa para funcionar correctamente. Así que, ya sea por falta de glucógeno en los músculos o por falta de glucosa en el cerebro, entrenar con el estómago vacío puede tener un resultado negativo en el cuerpo.

Podríamos comparar el hecho de entrenar en ayunas con conducir un coche de carreras a una velocidad moderada y constante. Puedes ahorrar gasolina, pero no ganarás la carrera. Si quieres mejorar tu nivel de acondicionamiento físico, ganar músculo y quemar calorías, centra tus esfuerzos en algo que realmente funciona, entrenamientos de media a alta intensidad con el depósito lleno.

No te saltes el desayuno y disfruta del ejercicio por la mañana. Más vale prevenir.

3 ejercicios fáciles y efectivos para entrenar piernas

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x