¿Qué pasó con la gripe? EE.UU. se saltó temporada de influenza este año

Las medidas adoptadas en todos los países para mitigar la propagación del coronavirus sirvieron para que en Estados Unidos se erradicara la gripe en esta temporada del año. Según registros médicos y estadísticos, la media de casos entre septiembre hasta marzo era de 206.000 casos. En esta temporada apenas se contabilizaron 2.000 casos de influenza en Estados Unidos.

Coronavirus vs. Influenza

Los estadounidenses, así como el resto de los ciudadanos del mundo, adoptaron medidas drásticas para frenar el COVID-19. Mascarillas, guantes, lavado frecuente de manos y antibacterial se volvieron conductas normales desde que apareció el COVID-19.

Los estudios presentados por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, arrojaron que estas prácticas ayudaron también a frenar la propagación de la influenza.

El personal sanitario estadounidense agradece que se haya frenado la influenza durante la pandemia. Parte del miedo de los médicos con la pandemia por Coronavirus, era que también azotara la influenza al país.

Calificaron como un "respiro" el hecho de que se haya frenado la gripe en esta temporada. Esa recesión permitió enfocar esfuerzos en luchar contra un virus que ha cobrado la vida de casi 600.000 personas solamente en Estados Unidos.

Con tan pocos casos contabilizados en este período de tiempo, los expertos determinaron que simplemente esta temporada de influenza nunca existió. Los médicos no saben a ciencia cierta cuáles serán las implicaciones de esta ausencia.

Sin saber cómo actuar

El hecho de que el período de gripe de este año se haya saltado en Estados Unidos es bueno porque puede que al estar detenidas, las cepas de gripe no puedan evolucionar. Lo malo es que en algún momento la influenza puede regresar y los médicos no estarán preparados para atajar el rebrote.

Aunque no se sabe a ciencia cierta lo que puede ocurrir cuando la gripe regrese, los médicos aseguran que será difícil determinar qué cepa de influenza va a aquejar a los ciudadanos. Ese desconocimiento hará más complicada la vacunación.

La gripe podría regresar en cualquier momento, y no es de extrañar que su retorno pueda no coincidir con los períodos habituales. Los médicos aseguran que si la población continúa aplicando las medidas de bioseguridad, aún después de superar el COVID-19, se podría retrasar el regreso de la influenza común.