Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

“No me dejan velarlo”: el otro drama que viven familias de abatidos en la Cota 905

Desde hace un año y cuatro meses, la política de "entregas controladas" de cadáveres no ha cambiado en lo absoluto. Los venezolanos que mueren a manos de la policía, no tienen  derecho a ser velados.

Las "entregas controladas" de cadáveres comenzaron antes de la pandemia de la COVID-19. Una fuente policial, bajo anonimato, relató a Caraota Digital que nacieron para evitar que los delincuentes "hagan fiestas" con los cuerpos, y que tampoco le rindan culto a los antisociales.

"Esto comenzó por una orden ministerial; es en esencia para resguardar a los familiares del occiso y que, aunque ellos no quieran, su ser querido sea enterrado el mismo día que se entrega el cadáver en la morgue", indicó la fuente policial.

Funcionarios de la PNB a las afueras de la morgue de Bello Monte.

Esta situación, sin embargo, no cuenta con el visto bueno de los familiares de las personas que mueren a manos de la policía. Indican que un velorio es un derecho consagrado en las leyes y que debe respetarse.

"Uno siente impotencia. Ya mi hijo está muerto, pero es un acto sádico que los mismos funcionarios que lo mataron, tienen que acompañarme al velorio. Lo matan y lo entierran pues", indicó una mujer a Caraota Digital, cuyo hijo cayó abatido en un enfrentamiento con la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

DOLOR E IMPOTENCIA: EL DRAMA DE LAS ENTREGAS CONTROLADAS

Esta situación empeoró desde la semana pasada; los familiares llegan por montones a la morgue de Bello Monte, luego del conflicto que duró casi 96 horas en la Cota 905, y en el que al menos 38 venezolanos perdieron la vida. Gran parte de las víctimas murieron a manos de la policía en medio de enfrentamientos armados.

Lea también: Las armas de guerra del Koki... ¿Cómo cayeron en sus manos?

Una de esas víctimas fue Edwin Gómez, de 24 años, padre de dos niños. Los funcionarios de la PNB descubrieron su presunta vinculación a la banda de Carlos Luis Revette, alias el Koki, y este, según la versión oficial, se enfrentó a las autoridades.

Durante el intercambio de disparos, resultó herido y murió en el sitio. Su madre, Mayra, al enterarse de su fallecimiento, acudió a la morgue de Bello Monte. Allí conoció la noticia: no podrá velar a su hijo.

Edwin Gómez

"Es algo que da mucha rabia. ¿Por qué no puedo enterrar a mi hijo?. Me siento muy mal, es injusto, ya que uno quiere darle una despedida a su familiar", indicó la mujer, quien también comentó que Edwin tenía apenas seis meses en libertad, ya que cumplió una pena de cinco años en la cárcel de Yare, por homicidio.

Los funcionarios que estuvieron en el enfrentamiento, según la mujer, acompañarán a la carroza fúnebre al Cementerio General del Sur. Después de pagar todos los trámites funerarios, que rozaron los $120, comenzó la "entrega controlada".

Mayra vio nacer a Edwin, pero no podrá verlo por última vez en su entierro. Desesperada, le pidió a los funcionarios más tiempo en el camposanto, pero esto no pudo materializarse. Luego de media hora, todo terminó. Fue sepultado y la comisión abandonó el lugar.

4 Comentarios

Suscribir
Notificar de
guest
4 Comentarios
Más antiguo
Nuevos Más votado
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios
Cristina F
Cristina F
18 días hace

Es increible como estas personas hablan de injusticia, cuando eres la madre de un hampon, que quien sabe a cuantas personas le ha quitado la vida... Ellos pierden sus derechos cuando violan los derechos de los demas... asi que me parece RIDICULO, que pidan clemencia para una basura que habia estado preso por homicidio... la verdad es que no se pierde la capacidad de asombro con esta gente.

JUSTICIA DIVINA
JUSTICIA DIVINA
18 días hace

Se recoge lo que se siembra y al que a hierro mata no puede pretender morir a sombrerazo, una escoria menos, feliz viaje

Hart
Hart
17 días hace

Me parece ilógico que una delincuente que intentó y mató a otra persona estén pidiendo un velatorio un último adiós es un ser humano. Esa gente no sirve ni sirvió no merece nada.!
Y la noticia amarillista sin sentido.

Alonso jimenez
Alonso jimenez
16 días hace

Con el perdón de las familias de los delincuentes muertos a manos de las autoridades en los hechos de la cota 905, cual derecho claman y los derechos de todos aquellos padres de familia, jóvenes que salían a buscar el sustento para sus familias pero morían a manos de esos malhechores donde quedaron, desgraciadamente recojan de lo que ellos sembraron

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

4
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x