Prepara Familia: niños con patologías crónicas sufren más por restricciones del Covid-19

Foto/Rosalí Hernádez Paciente Oncológico JM de los Ríos

Una emergencia humanitaria compleja que invadió cada pasillo de hospitales en Venezuela y que en escenario de pandemia se muestra aún más dolorosa. La vulnerabilidad de pacientes que recibe el hospital J. M de los Ríos diariamente, la angustia de sus madres y la impotencia del personal de salud complica el cuadro.

Los niños con padecimientos crónicos son los más vulnerables y no se trata de ponerlos en una escala. El coronavirus hace más cuesta arriba una falta de respuesta de años en centros de atención, que por la escasez de insumos y medicamentos ha tenido que cerrar servicios y áreas criticas, por referirnos solo a uno de los casos como el hospital de niños de Caracas.

La directora de la organización no gubernamental Prepara Familia señala que la movilización de pacientes que reciben diálisis o quimioterapia se ha complicado por las restricciones viales decretadas por Nicolás Maduro.

"Las familias sufren mucho para desplazarse. En el J. M. de los Ríos está la única sala de hemodiálisis de niños con un peso menor a 10 kilos, allí tenemos a madres que no están en hospitalización y trasladarse de sus casas o refugios hasta el hospital ha sido muy complicado".

Martínez afirmó que desde la organización y otras fundaciones se han enviado escritos de solicitud de un régimen especial para que estas familias logren desplazarse y no solo hacia el centro pediátrico sino en el resto de unidades de diálisis y de quimioterapias.

Un paciente debe llegar al J. M. de los Ríos antes de someterse a su tratamiento de quimioterapia con una hematología sencilla. Pues el hospital sigue sin frotis.

Frotis es un procedimiento que permite a través de un microscopio determinar anormalidades en sangre y es básico. La crisis de reactivos en laboratorios del hospital genera gastos que madres en condiciones cotidianas no pueden costear. Martínez asegura que no hay respuestas a reclamos que datan de años en este centro médico.

"No hay avances en denuncias que hemos hecho. Persisten fallas de reactivos, de medicamentos e insumos y de servicios como el agua que sigue siendo irregular. En ocasiones llega solo a algunos pisos y en otros no y la alimentación sigue siendo critica dentro del hospital".

Katherine Martínez quien sigue de cerca la situación en el hospital e niños y otros centros pediátricos en Venezuela informó que se han enviados comunicaciones también para que por vía excepcional se garantice la comida para pacientes, madres cuidadoras y médicos residentes que son afectados también.

"La situación es grave. Vemos con preocupación lo que ocurre, muchas de estas familias están en refugios temporales sin capacidad de almacenamiento de alimentos o medicinas, viven al día y están muy vulnerables".

En algunos casos, madres comen una sola vez al día para poder tener disponible para hacerle exámenes a sus pequeños. "Mientras más restricciones hay esta niños y sus madres sufren más".

Martinez informo que se están gestionando salvoconductos para continuar con su apoyo en centros de salud y con la entrega sobe todo de materiales de bio seguridad necesarios durante la contingencia por el Covid-19.

"Es importante recordarle a las madres que por esta contingencia del coronavirus hay hospitales destinados a la atención de estos pacientes. Si algún niño presenta síntomas es importante que sepan que no serán recibidas en la emergencia".

A quienes nos leen tome en cuenta que el Ministerio de Salud destino en Caracas y el resto del país hospitales con calificación de centinelas para aislar a pacientes con síntomas del virus.