10 cosas que tienes que saber de tu gato ¡No te las pierdas!

Gato

Es el Día Internacional del Gato y te traemos diez cosas que cualquier dueño de un minino, debe saber.  Presta mucha atención, puede que algo de lo que estamos por nombrarte te sorprenda.

¿Tienes un gato recién nacido? Su dieta es fundamental

El peso de un cachorro está entre los 100 gramos e ingerir calostro es importante durante las primeras 18-24 horas de vida.

En el caso de la ausencia de leche materna, hay que alimentarlo con una leche especialmente desarrollada para gatos, fácil de digerir por su aparato digestivo no desarrollado, y enriquecida con DHA para el crecimiento de la función cognitiva. Después del destete, a la cuarta semana, el minino ya podrá comer alimentos sólidos y húmedos que sean adecuados para su edad.

Hidrata sus alimentos

Mezclar alimento seco y húmedo, aumenta la ingesta de agua y ayuda a su salud urinaria. También, con el alimento húmedo se logra una mayor saciedad y, con el seco, se favorece la higiene oral, por la fricción del alimento con los dientes.

Protege a tu gato de los peligros del hogar (objetos cortantes, electricidad, etc.)

Los gatos son animales que tienen un instinto de predador nato.  Así que siempre que algo le cause curiosidad, su primera reacción será "cazarlo". Debes tener cuidado con artículos que le puedan infringir daño a tu mascota cuando juega o explora.

Las visitas al veterinario deben ser constantes. Los gatos no manifiestan síntomas, hasta que llega lo peor

Los expertos sugieren llevar a tu minino al veterinario por lo menos una vez al año, después de que se le hace su control frecuente cuando están cachorros. Después de los 7 años de vida, se debe llevar a la mascota a consulta con regularidad, ya que están en la etapa madura.

Juega con ellos. Es fundamental para el desarrollo y su bienestar

Nuestros gatos llevan un estilo de vida sedentario, así tenemos que brindarle la oportunidad de hacer ejercicio y expresar su comportamiento de cazador.

El juego es la forma de hacerlo y existen distintos tipos de juguetes, como los que simulan dicho comportamiento: ratones de plástico, plumas, etc.)

De igual manera, están los “rascadores de actividad”. Estos, tienen varias plataformas a distintas alturas para que el gato tenga que saltar para acceder a ellas.

Otra forma para estimular el ejercicio es poner su comida y los recipientes con el agua en distintos lugares, para que hagan otros recorridos para comer y beber, incluso a una altura distinta para que deban saltar.

De nuevo, la alimentación es vital

La comida que le proporcionarás a tu gato, debe estar bajo los parámetros adecuados para sus características: edad, raza, alguna enfermedad base y si está esterilizado o no. Esto ayudará a mantener tu minino en un estado óptimo, potenciando su salud y previniendo problemas futuros.

Cuidado con su peso

En el felino doméstico la obesidad es un problema real y cada día más presente. La obesidad es uno de los factores que disminuye la expectativa de vida. Ya que, se relaciona con problemas cardiacos, articulares y respiratorios.

Educa a tu gato

Ellos aprenden desde el momento que nacen. Existe una fase entre la segunda y la séptima semana de vida donde el minino es más receptivo al aprendizaje y a la socialización.

En cualquier caso, siempre es importante enseñarle cuál es su espacio (para dormir, comer o jugar), sino él o ella elegirá el que quiera, y será demasiado tarde.

De esta forma, también es importante enseñarle dónde está su arenero y reforzar el vínculo dueño-mascota con el juego.

El kennel es lo mejor para no estresar a tu gato en una salida

El kennel es el sitio donde los gatos se siente seguro a la hora de transportarlos. Un tip para que se acostumbre a él, es dejarlo abierto por ejemplo en el salón, para que entre y salga tranquilamente y no le resulte extraño

Baños, solo en casos extremos

Hay que recordar que los gatos son extremadamente pulcros, y están constantemente bañándose. La única razón por la que sería aceptable bañar a tu gato, es si se ensucia por algún accidente. Si lo vas a hacer, recuerda usar agua tibia y un recipiente con poca agua.

Es fundamental que uses un champú especial para gatos.