Dos meses han pasado del atroz asesinato de Ángela Aguirre y la justicia no llega

Ángela Aguirre
Foto: Cortesía

Ángela Aguirre tenía 16 años. Era estudiante de quinto año de
bachillerato, en San Félix, estado Bolívar. Mantenía un índice
académico alto y su sueño era ser médico.

Tenía dos hermanos más, compartía cuarto con la mayor de todos, para
ella su mejor amiga. Tenía una litera y ella dormía en la parte de
arriba. Le encantaba descansar con su hermana. Al más 
pequeño de ellos le llamaba “el nené”. Eran una familia unida.

Pero el sábado 23 de marzo sus padres la dejaron ir a un cumpleaños en
el Club Ítalo Venezolano de Guayana.  La acompañaron  hasta el lugar y
fue la última vez que la vieron con vida.

 Siete personas y Angela se marcharon en una lancha al club, pese a la
prohibición de zarpe, por la hora.

La nave “La Kaki” salió del puerto
del club a las 6:30 pm de ese 23 de marzo. Las normas navales
indican que después de las 6:00 pm ninguna embarcación puede estar
río adentro.

 “La Kaki” y sus ocho tripulantes llegaron hasta la Isla La Terecaya,
en el río Caroní.

 

Durante dos días seguidos buscaron a Ángela

 

Allí estuvieron celebrando el cumpleaños número 18
de uno de los ocupantes de la embarcación

Ángela le prometió a su madre  que se verían en la entrada del club a
las 8:00 de la noche, su mamá llegó al lugar, pero no había rastro de
ella.

A las 8:30 pm, Ángela hizo una publicación en sus redes sociales y
desde entonces se le perdió el rastro.

Su madre comenzó a llamarla, pero ella no le contestaba, se comunicó
con el padre de la joven y él le dijo que regresara a la vivienda que
luego retornaban al club para buscarla.

 La madre de Ángela continuaba preocupada al no poder comunicarse con
su hija.

Realizo 54 llamadas, de acuerdo al registro telefónico de su celular.

Su familia se enteró de su desaparición a las 2:00 am del domingo,
cuando los padres de uno de sus amigos avisaron que la joven no
había regresado en la lancha, luego que presuntamente se cayera y no
la encontraran.

 

La autopsia reveló que Ángela fue abusada sexualmente

 

Sin muchos detalles colgaron el teléfono dejando a los
padres preocupados y con dudas.

Alrededor de las 4:00 de la mañana, la madre de Ángela y demás
familiares llegaron al club informando lo que había ocurrido. Entre la
espera pasaron las horas y para las 6:30 de la mañana, llegó al sitio
José Zorilla con la intención de iniciar él la búsqueda de la joven
usando su lancha “La Kaki”.

Sin embargo, no se lo permitieron, debido
a que los funcionarios del club le dijeron que la embarcación no podía
salir porque estaba “implicada en un suceso”.

Siete detenidos por el atroz asesinato de Ángela Aguirre

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here