Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Mujer seducía a sus víctimas, las sedaba y luego hurtaba sus relojes de lujo

La Policía de Miami-Dade mantiene tras las rejas a Sydney Ann Compston, una mujer de 24 años de edad, oriunda del estado de Ohio.

Compston es acusada de drogar a hombres a los que logró seducir y con los que llegó a tener relaciones.

Según los señalamientos, la supuesta criminal sedaba a sus víctimas, quienes caían rendidas a causa de los estupefacientes.

Mientras los hombres dormían, la mujer revisaba sus pertenencias, tomaba joyas, relojes de alta gama y, más tarde, desaparecía.

De acuerdo con las autoridades, Sydney Ann Compston llegó a emplear ese modus operandi hasta en tres oportunidades.

La primera víctima

Según la Policía de Miami-Dade, el primero de los hurtos ocurrió el 18 de enero de 2019. Aquel día, la mujer conoció a un hombre en Sugar (Azúcar, en español), un bar que se localiza en la azotea del East Hotel, en el centro de Miami.

Ambos interactuaron y llegaron a tomar varios tragos, hasta que decidieron trasladarse hasta una de las habitaciones.

Una vez allí, siguieron compartiendo e ingiriendo bebidas. De pronto, el hombre cayó rendido y se despertó, completamente solo, a las 9:00 am del día siguiente.

Cuando volvió en sí, el sujeto notó que su reloj Hublot de 55.000 dólares y que tres brazaletes Hermes, de unos 900 dólares, habían desaparecido.

El segundo hurto

Según el reporte policial, Sydney Ann Compston cometió una segunda fechoría el 8 de julio de 2019.

En esa oportunidad, la víctima fue un hombre al que conoció en una estación de gasolina.

La mujer, que llevaba vestido negro y tacones altos, llamó la atención del sujeto, quien la invitó a subir a su auto.

La sospechosa aceptó y acompañó al hombre por largo rato. Según el relato del agraviado, después de conducir juntos por un tiempo, ambos decidieron intercambiar sus números telefónicos. También acordaron verse la noche de ese día.

La cita se concretó y terminó en el cuarto del hotel en el que se alojaba el sujeto. Allí, mantuvieron relaciones sexuales y compartieron varios tragos.

Repentinamente, el hombre se quedó dormido y así permaneció por espacio de media hora. Al despertar, no encontró su reloj Rolex, valorado en 12.000 dólares.

El último caso

El tercer y último hurto documentado por las autoridades también ocurrió en el bar Sugar.

Un hombre conoció a la mujer, conversó con ella y la “convenció” de que lo acompañara hasta su apartamento.

El sujeto contó que, de un momento a otro, se quedó dormido en un “sueño profundo”.

Cuando se levantó, la víctima notó que le habían robado el Rolex que llevaba en una de sus muñecas. También se percató de que 2.000 dólares que se encontraban en su caja fuerte habían desaparecido.

Los cargos en contra

Después de encontrar un patrón en la ejecución de los delitos, la Policía de Miami-Dade se propuso identificar a la supuesta delincuente.

Para lograr ese cometido, los oficiales apelaron a los relatos de los agraviados, pero también a las cámaras de seguridad de los lugares en los que compartieron con Sydney Ann Compston.

La mujer fue arrestada este mes en el exclusivo restaurante Club Komodo de Brickell. Desde ese momento, se le imputaron cargos por hurto mayor en segundo grado, hurto mayor en tercer grado y robo con asalto.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados