Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Murió en prisión homicida que mató a compañero de secundaria en 2004

Michael Hernández, el homicida sentenciado a cadena perpetua por asesinar a un compañero de secundaria, cuando tenía 14 años de edad, murió en la prisión en la que purgaba su condena.

Al asesino, de 31 años de edad, lo hallaron sin vida el pasado jueves, en la Columbia Correctional Institution, una cárcel ubicada en Lake City, al norte del estado de Florida.

En febrero de 2004, Hernández emboscó y acuchilló a Jaime Gough. El crimen lo cometió dentro de uno de los baños de la escuela Southwood Middle, en Palmetto Bay, un suburbio que se localiza al sur de Miami.

En ese lugar, Michael Hernández le propinó hasta 40 puñaladas a su víctima.

Tras ser detenido, el criminal negó su responsabilidad. Poco después cambió la versión y relató a la policía como acechó a su víctima y la atacó hasta arrebatarle la vida.

Hernández también confesó haber guardado el arma homicida en uno de los compartimientos de su mochila para luego dirigirse a clase.

En 2008, el jurado que conoció el caso desestimó el argumento de su defensa, sobre una aparente condición mental, y decidió declararlo culpable.

La condena en su contra la revisaron y ratificaron en 2016, después de que la Corte Suprema de Estados Unidos prohibiera las cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional para los menores de edad culpables de asesinato.

La muerte del homicida la investigan el Departamento de Aplicación de la Ley del estado de Florida y la Oficina del Inspector General de Correccionales.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados