Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Trombos por vacunas de Johnson & Johnson : ¿Qué hacer si recibiste el antígeno y presentas síntomas?

Dos agencias del Gobierno estadounidense pausaron, a partir de este martes, el uso de la vacuna anti-COVID-19 desarrollada por el laboratorio Johnson & Johnson (J&J).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) pidieron detener el empleo del fármaco, que ha sido asociado con la formación de trombos sanguíneos.

Casi siete millones de personas, entre ciudadanos y residentes legales, han sido inoculadas, en Estados Unidos, con el antígeno de J&J. Seis de los individuos que se encuentran dentro de ese conglomerado han experimentado efectos adversos, cuyo principal síntoma es la aparición de extraños coágulos en la sangre.

De acuerdo con los CDC y con la FDA, las afectadas son seis mujeres, de entre 18 y 48 años de edad. Todas ellas desarrollaron lo que se conoce como trombosis del seno venoso cerebral (o CVST, por sus siglas en inglés). Las perjudicadas también presentaban trombocitopenia; es decir, una cantidad anormalmente baja de plaquetas en su organismo.

 

¿Cómo tratar los trombos provocados por la vacuna de J&J?

 

Las autoridades sanitarias estadounidenses han explicado que la trombosis provocada por los inoculantes de Johnson & Johnson debe ser abordada mediante un protocolo que es distinto al que se aplica en pacientes cuyos coágulos han sido provocados por otras causas.

En esas personas es común el uso de heparina, un fármaco que prolonga el tiempo de coagulación y, con ello, retrasa o impide la formación de los trombos. Sin embargo, en el caso de las personas que desarrollaron trombosis, luego de ser inyectadas con la vacuna de J&J, la heparina “puede ser peligrosa y necesitan aplicarse tratamientos alternativos”.

 

¿Qué hacer si se presentan síntomas?

 

Dado que son virus atenuados o proteínas de virus, las vacunas suelen generar ciertos efectos secundarios. En líneas generales, esas reacciones entran dentro de lo esperado. Su impacto debe ser leve y, en la mayor parte de los casos, no debe afectar el bienestar de la persona inoculada.

El cuadro se complica cuando los efectos adversos son tan severos que comprometen la salud e, incluso, la vida misma de quien ha sido vacunado. En el caso del antídoto de Johnson & Johnson, las autoridades han advertido sobre posibles dolores de cabeza, abdominales y en las piernas.

En otros casos, las personas que han recibido inyecciones con esa vacuna han manifestado dificultad para respirar.

Tanto los CDC como la FDA han sugerido a los ciudadanos que, de experimentar uno o varios de los síntomas, entren en contacto con sus médicos de cabecera o con su proveedor de servicios sanitarios.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados