Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Periodistas en la frontera son blanco de irregulares y uniformados

Para los periodistas venezolanos cada vez es más difícil buscar la noticia, en San Antonio del Táchira, Ureña y Rubio no se pueden sacar cámaras, ni teléfonos, no se pueden realizar entrevistas ni fotos porque somos detenidos.

Las noticias la mayoría de las veces no tienen rostros, quienes se atreven denunciar lo que ocurre en la línea limítrofe, lo primero que le piden al periodista es que su identidad sea protegida.
Quién se atreva a hablar o denunciar lo que hacen grupos irregulares y funcionarios del estado puede amanecer tirado en una trocha como dicen en la zona "con la boca llena de moscas".

El miedo se impone en la zona, las casas de los opositores están marcadas por los colectivos y hay un toque de queda impuesto de forma no oficial por los grupos armados que se disputan el territorio y los ilícitos propios de la zona.

"Corrían detrás de nosotros y nos disparaban en las piernas, eran los colectivos"

Matiné Glod es corresponsal en el Táchira para un medio nacional, el pasado 23 de febrero fue rodeada por colectivos en San Antonio del Táchira y le robaron sus equipos de trabajo, ese día ella sintió la muerte.

"Eran como las 12 del mediodía, llegaron los colectivos disparando, mi camarografo corrió por un lado y yo por otro, nos disparaban, nos atacaron a tiros", contó con indignación la reportera.

Para ella ese fue uno de los peores momentos de su vida, pensó que iba a morir solo por ser periodista.

"Yo veía como la persona que disparaba que vestía de negro, nos perseguía y se agachaba para darnos en las extremidades inferiores, cabe destacar que ese día corposalud manejo 200 heridos y todos eran en las extremidades inferiores", relató Mariné.
Dijo que trabajar en la frontera es exponer su vida, pues recordó que la zona está tomada por grupos armados y los periodistas son los que menos tienen protección.
"Yo los vi, estaban totalmente identificados y eran los colectivos armados".

"Somos blanco, somos unos objetivos"

La periodista Anggy Polanco también compartió con Caraota Digital su testimonio y las duras experiencias que le ha tocado vivir en la frontera, donde a su juicio es de alto riesgo trabajar.

"Nos atacan tanto grupos armados como funcionarios del estado venezolano, en la frontera se han implementado unas zonas de seguridad, solo para impedir el trabajo de los periodistas", señaló Polanco.

Dijo que además de los ataques y el peligro que corren los comunicadores, nadie se atreve a denunciar ni hablar de los que allí pasa, por temor a ser asesinado o desaparecido.

"Decir que es periodista es convertirse en blanco de colectivos, paramilitares, guerrilla y los propios funcionarios de los cuerpos de seguridad", apuntó la reportera.

Ella al igual que casi todos los periodistas que se han atrevido a pretender grabar o tomar una foto, ha sido detenida y amedrentada por los uniformados.

Recordó que son muchos los casos de colegas que han sido robados y secuestrados en las trochas o pasos ilegales disputados por los grupos paraestatales.

"A diario vemos como la gente cruza por las trochas, por los puentes solo para comprar medicinas y alimentos y corren el riesgo de perder sus vidas en las balaceras que se presentan".

Destacó que a las autoridades no les conviene que los periodistas puedan ejercer su trabajo porque, lamentablemente, muchos están involucrados en contrabando y otros delitos.

Sencillamente, es una profesión prohibida en la línea limítrofe, pues el precio de informar puede ser la vida.

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados