Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Al menos 32 reclusos han muerto por enfermedades en los últimos ocho meses dentro de las cárceles

Según la ONG Una Ventana a la Libertad, entre octubre de 2020 y abril de 2021 al menos 32 privados de libertad murieron dentro de los calabozos a causa de enfermedades como VIH-Sida, tuberculosis y desnutrición.

“Veinticuatro (24) internos murieron de tuberculosis, 3 de VIH, 3 por complicaciones respiratorias, 1 por afección gastrointestinal y 1 por un infarto.  Las cifras pudieran ser mayores, pero no se realizan diagnósticos médicos ni ofrecen cifras oficiales”, indica el documento emitido por la ONG que coordina el abogado Carlos Nieto Palma.

La mayoría de decesos tuvieron lugar en el estado Zulia, específicamente en el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas, lugar donde los cadáveres son colocados en plena calle para llamar la atención de las autoridades.

La organización indicó que la cifra corresponde solo a casos de detenidos que se encontraban recluidos en retenes policiales del Área Metropolitana de Caracas y los estados Miranda, Vargas, Nueva Esparta y Zulia.

La investigación determinó que los fallecidos nunca recibieron atención médica adecuada y que además los tribunales jamás procedieron al otorgamiento de las medidas humanitarias que se aplican en estos casos.

El monitoreo se realizó sobre un total de 111 centros de detención preventiva que tienen capacidad de albergar a 3. 702 privados de libertad, pero hasta el mes de abril de 2021 en estos retenes había una población de 11 mil 527 detenidos: 10.392 hombres y 1.134 mujeres.

La ONG constató que el hacinamiento en estos lugares alcanza el 311% y que estos centros triplican su capacidad, con el agravante de que en ninguno de estos lugares hay comedor ni poseen baños para que los presos o presas puedan realizar sus necesidades fisiológicas o asearse.

“En muchos casos deben hacer sus necesidades en bolsas, que mantienen durante largos períodos dentro de los propios calabozos en los que están recluidos, lo que pone en riesgo su salud”, precisa la ONG.

La acumulación de basura en estos retenes constituye también una condición que incrementa el riesgo de enfermedades intestinales, estomacales o de la piel, pues crean un ambiente propicio para la reproducción de insectos, bacterias y hongos.

“UVL determinó que 24 de estos centros (22%) no cuentan con servicio de recolección de basura”, se lee en el documento emitido por la organización.

Al término de la investigación UVL determinó que, en esos 111 centros de detención preventiva, no hay condiciones adecuadas para garantizar el derecho a la salud de los privados de libertad.

Con información de: Nota de prensa

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados