Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Calabozos de la muerte: al menos 6 presos han sido asesinados en Zona 7 durante 2019

El Centro de Detención Preventiva de Boleíta de la PNB, mejor conocido como Zona 7, se ha convertido en un recinto de la muerte, pues en lo que va del año dentro han sido asesinados seis presos y otros tres han fallecido producto de enfermedades adquiridas en los calabozos.

Esta cifra se ha recabado en base a los datos obtenidos en la medicatura forense de Bello Monte. Los familiares de las víctimas denuncian que intramuros los presos viven un verdadero infierno.

Aseguran que es una lucha diaria entre las enfermedades, el hacinamiento, las disputas con otros presos y la policía.

El último caso se registró la noche del pasado viernes, cuando  Edward José Dávila Quintero (31) y otro preso aún por identificar fueron agredidos hasta morir en el interior de una de las celdas.

Los allegados a las víctimas no saben las causas del hecho, pero denuncian que los policías torturan y agreden a los detenidos y que esta ha sido la razón de algunas de las muertes presentadas este año.

Los familiares son testigos a diario del deterioro en la salud de los presos y los desmanes que cometen las autoridades.

Cobran por todo

Según los familiares de los presos, los funcionarios cobran hasta por pasar la comida y ni siquiera les garantizan la seguridad adentro de los calabozos. En el centro de detención de Boleíta han muerto al menos dos personas en lo que va del año debido a la violencia y los problemas sanitarios.

A las afueras de  esta dependencia de la Policía Nacional Bolivariana los parientes relatan que solo para ver a los detenidos durante 30 minutos deben pagar Bs. 1.000 en efectivo. El dinero lo pagan al funcionario que esté de guardia mientras le practican la revisión corporal.

Aseguran que diariamente al menos 240 personas familiares ingresan a llevarle comida y ver a los detenidos, es decir, que diariamente, los funcionarios que cobran pueden percibir al menos Bs. 240.000.

Si la visita pasa de la medio hora deben pagar un monto superior. «Aquí todo tiene un precio. Los policías cobran hasta por un favor», dijo una dama que esperaba ver a su esposo.

Aseguran que hay una tarifa llamada «V.I.P.», cuesta al menos Bs 10.000 y los que la pagan pueden pasar sin hacer cola y tener una visita privada en un cuarto del comando. Y si quieren pernoctar deben cancelar Bs 20.000

También denuncian que para cambiar a los presos a una celda con menos hacinamiento e insalubridad deben pagar en dólares.

«Cuando llegan los meten en un calabozo conocido como Inframundo. Allí sobreviven más de 100 presos en un espacio establecido para 20. Deben dormir de pie y hacer sus necesidades en el mismo sitio. Para poder salir de ahí a una celda menos insana el monto a pagar es 150 dólares», aseguró un familiar.

Los parientes de los reclusos exigen a las autoridades que se respeten los derechos humanos dentro del centro de reclusión que alberga casi 1000 presos en calabozos que solo tienen capacidad para 250.

 

 

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados