Casi el 73% de los venezolanos han sufrido la pérdida de algún electrodoméstico por las fallas del servicio eléctrico

0
393
venezolanos
Foto: EFE

El 72,9% de los venezolanos experimentaron el daño de algún electrodoméstico a consecuencia de las interrupciones contantes y fluctuaciones de la electricidad.

La información se desprende del más reciente informe del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos que realizó una medición del primer semestre del presente año.

LEA TAMBIÉN: EN FOTOS | RESTRINGIDO EL PASO POR LA CARRETERA PANAMERICANA POR HUNDIMIENTO DE LA VÍA EN EL KILÓMETRO UNO

De allí se desprende que el 72,9% de los encuestados afirmó haber sufrido la pérdida de algún electrodoméstico debido a las fallas del servicio.

Las personas han expresado su desesperación al no tener los recursos para reponerlos y la compañía estatal no responde por las averías; siendo muchas veces las víctimas los artefactos de refrigeración y de resguardo de los alimentos.

El estudio del gremio, presentado en nota de prensa, demostró también que buena parte de la ciudadanía asegura que el servicio eléctrico es de pésima calidad.

En enero el porcentaje fue de 47,1%, pero cuatro meses después, en mayo, el valor experimentó un alza de 62,4%.

De igual manera durante los primeros seis meses de 2022, el suministro de energía fue el más reportado por las páginas web.

VENEZOLANOS CON QUEJAS

La investigación determinó que las ciudades ubicadas al occidente se mantienen en las primeras posiciones de urbes donde los ciudadanos padecen los apagones.

Catalogaron a San Cristóbal, estado Táchira, como una de las peores en cuanto al suministro eléctrico con 92,9%, seguida por Mérida con 89,4% y Maracaibo 77,3%.

Las ciudades andinas se han mantenido entre las primeras posiciones de valoración negativa de calidad de electricidad, desde el inicio de las investigaciones del OVSP.

Aunque en San Cristóbal y Mérida son las ciudades con mayor proporción de usuarios descontentos con la calidad del servicio que reciben, las principales razones de dicha percepción en estas urbes fueron las fluctuaciones con 39,2% y 41,1%, respectivamente.

Sin embargo, no ocuparon los porcentajes más altos de percepción negativa del servicio debido a las fluctuaciones eléctricas.