Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Cierre de frontera desató el delito y la proliferación de grupos irregulares

A pesar del peligro miles de personas siguen cruzando a diario la línea limítrofe por los puentes con caminos ilegales en busca de alimentos y medicinas.

En la zona se respira miedo, terror y anarquía, el área es dominada por varios grupos armados que mantienen una pugna y que según denuncias operan con el aval del régimen y los uniformados que custodian los puentes internacionales.

Desde agosto del 2015 cuando Maduro decidió de manera unilateral cerrar las fronteras, estos municipios se convirtieron en caldo de cultivo para todo tipo de delitos.

El contrabando de gasolina y alimentos, el narcotráfico, la trata de personas y la corrupción y matraca por parte de los uniformados son los ilícitos más frecuentes.

El cierre de frontera trajo consigo la destrucción de los pueblos de frontera, donde ahora abunda la basura, la economía informal, la contaminación y las enfermedades.

La ley la imponen los más fuertes, quienes tienen las armas, de manera oficial la Guardia Nacional controla y permite el paso de personas y mercancías, pero todo el mundo sabe que quienes imponen la norma y tienen la última palabra son los irregulares.

"Desde el cierre de la frontera se produjo la proliferación de grupos paramilitares, guerrilleros, colectivos y elementos irregulares que han controlado la zona a merced de la guardia nacional y el ejército", apuntó un Leonel Florez habitante de la frontera.

Son muchos los eventos sangrientos que se han registrado en la zona, personas decapitada, cuerpos mutilados, desaparecidos y cuerpos hallados en el río Táchira son parte del día a día.
Quién se atreva a no cumplir las normas de los irregulares puede considerarse hombre muerto.
"Pedimos a la fuerza armada que exija que se abra la frontera y detengan a estos delincuentes que mantienen atemorizados a los habitantes", señaló Florez.

La aguda escasez de todo tipo de rubros en nuestro país, ha hecho que cada vez sea mayor la presencia de personas cruzando el puente o las trochas a pesar de las continuas balaceras y enfrentamientos entre colectivos, guerrilleros y paramilitares.

El accionar de estas organizaciones al margen de la ley nadie lo controla y como dicen en la zona "ellos son los que mandan".

Johnson Velazco es un joven que con frecuencia viaja a Cúcuta a comprar alimentos ara su familia, el rechaza el clima de terror y la violación al libre tránsito al que son sometidos.

"Cientos de personas transitan a través de las trochas, exponiendo sus vidas para comprar comida, medicinas o salvar sus vidas, esto es inaceptable y pedimos que se abra la frontera y podamos cruzar libremente".

Los habitantes de Ureña y San Antonio prefieren encerrarse en sus casa antes de las 5 de la tarde, tratan de no hacer comentarios y guardar silencio para evitar problemas, sienten que han sido amordazado y que sus vidas están en manos de quienes tienen el poder y las armas.

 

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados