Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cinco horas a oscuras y fallas recurrentes, en "la burbuja" caraqueña la luz también se va

Durante los últimos años la crisis eléctrica ha sido la pesadilla recurrente -entre otras- de los venezolanos; ya sea por bajones que afectan y dañan los equipos electrónicos o por cortes prolongados del servicio. En medio de esa penumbra, Caracas ha sido considerada como una "burbuja" en comparación a lo que se ha vivido en el interior del país, donde la falta de servicio eléctrico ya forma parte del día a día.

Pero la situación de los últimos días nos recuerda a los caraqueños que no estamos exentos de este martirio que amenaza a esa supuesta "normalidad" capitalina.

Como muchos he sufrido las calamidades que supone un sistema eléctrico ineficiente y poco a poco se me han ido dañando equipos electrónicos que se me han hecho imposible de reponer.

La indolencia de quienes nos gobiernan, que nunca han asumido su responsabilidad y siempre han encontrado un culpable externo, nos ha ido llevando a niveles insospechados que acercan a miles de familias venezolanas a la indigencia.

Cada vez es más común que los venezolanos gastemos todos nuestros ingresos en comida y dejemos de lado otras necesidades menos básicas; pero también necesarias para tener un nivel de vida al menos aceptable donde podamos cuidar nuestra higiene y aspecto personal.

Si a esta situación sumamos la precariedad de los servicios básicos, que también incluyen el suministro directo de agua potable, gas natural o acceso a Internet, podemos entender que nuestro nivel de vida se ha reducido a una cuestión de mera supervivencia.

LA BURBUJA DE CARACAS

Durante todo este tiempo el racionamiento y las fallas del servicio en el interior del país se intensificó; sin embargo, Caracas fue "una burbuja" que no sufrió las penurias de ciudades como Maracaibo, Mérida, San Cristóbal o Barquisimeto, que han experimentado racionamientos intensivos que afecta la calidad de vida de sus habitantes.

Asimismo, las otras localidades del interior del país viven una realidad que contrasta con la capital de la República; que además de ser la ciudad más poblada de Venezuela es la sede de los poderes públicos.

Pero durante los últimos días, específicamente desde el pasado jueves 16 de marzo varias parroquias del centro de Caracas (Altagracia, Candelaria y San Bernardino) experimentaron una serie de fluctuaciones y cortes del servicio que pueden llevar a pensar que la "burbuja" esta a punto de explotar.

En carne propia experimente un apagón de más de casi cinco horas el jueves 16 de junio y al menos siete caídas del servicio eléctrico (unas de varios minutos y otras de menor duración) el viernes 17, lo que me hizo desconectar todos mis equipos electrónicos ante el temor de que se dañen y no poderlos reponer.

Durante el sábado y domingo también hubo incontables fluctuaciones y varias fallas totales del servicio; que a pesar de durar pocos minutos me hicieron rememorar los temores de perder mis equipos debido a la precariedad de un sistema que no es gratuito, pero que está lleno de falencias y no asume su responsabilidad en el daño de los mismos.

Lo peor es el silencio de Corpoelec que a través de sus redes sociales no informó a que se debían las fallas, y se limitó a publicar los supuestos "arreglos" que hacen para mejorar el sistema eléctrico.

¿Y EN QUÉ ANDABA CORPOELEC DURANTE LA SEMANA?

Esto se suma a la incapacidad que tenemos la mayoría de los venezolanos de reponer estos equipos, ya que la mayoría (por no decir todo) del ingreso se va en comida.

Lo vivido esta semana puede ser un aviso de lo que está por venir, ahora tomando en cuenta esa "apertura económica" que ha permitido la proliferación de cientos de negocios y casinos cada vez más grandes y ambiciosos que sin duda, sobrecargan el SEN.

LAS DENUNCIAS DE LOS USUARIOS EN TWITTER

CRONOLOGÍA DE UN DESASTRE

Corría el año 2010 cuando durante una de sus incontables cadenas de radio y televisión, el entonces presidente Hugo Chávez prometió recuperar el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), que según él había sido olvidado por sus predecesores. Es importante recordar también que ese año cumpliría 12 años en el poder.

No obstante, a pesar de prometer inversiones de 5.000 millones de dólares anuales por al menos el siguiente lustro, que culminaría con la incorporación de 2.160 Megavatios (MW) adicionales en el 2014.

Expertos del sistema eléctrico han dicho que el dinero si fue destinado a Corpoelec; sin embargo, la inversión no fue realizada y la promesa de Chávez se sumó a los incontables incumplimientos de un chavismo que ostenta más de 23 años en el poder.

MEGA APAGONES NACIONALES DE 2019

Pasaron los años sin que se concretara la anunciada remodernización del SEN; y a partir de 2015 se inició incluso un proceso de racionamiento que el chavismo llamó "administración de carga".

Empezó el suplicio para la gente del interior; mientras que los caraqueños parecíamos exentos de esta crisis. Sin embargo, ya se abundaban los bajones y "megabajones" que empezaron a cobrar la vida útil de miles de electrodomésticos. Debido a la crisis y la inflación galopante dichos equipos se hicieron insustituibles acrecentando los problemas de la ya golpeada ciudadanía.

Pero la verdad del frágil SEN se evidenció en marzo de 2019, cuando el 7 de marzo hubo un mega apagón nacional a las 4:55 pm; el cual se extendió en muchos estados por hasta siete días continuos.

Allí comenzó la utopía de Caracas, a la que se le dio prioridad para restablecer el sistema eléctrico y recuperó el servicio en menos de 24 horas.

No obstante, el 8 de marzo la capital volvió a sufrir una caída que se extendió por más de 24 horas, lo recuerdo bien porque tuvimos que cocinar lo que teníamos en el freezer de la nevera antes de que se dañara por la falta de energía.

LEA TAMBIÉN: SIGUE EL CALVARIO | FALLAS ELÉCTRICAS EN EL PAÍS SE INCREMENTARON DE MARZO A ABRIL EN UN 62%

Durante ese mismo mes de marzo hubo otros dos mega apagones nacionales uno el 25, que afectó 16 estados; y otro el 29, que afectó los 23 estados y se extendió por más de cuatro días en gran parte del territorio nacional.

La "burbuja" de Caracas siempre fue prioridad y fue la ciudad que menos horas sufrió de la caída del servicio eléctrico.

El nueve de abril de ese mismo año ocurrió un nuevo apagón nacional, los cuales siempre fueron aludidos a "ataques" orquestados por el gobierno de Estados Unidos y nunca aceptaron la precariedad de un sistema que no estaba apto para dar un servicio óptimo a la población.

FALTA DE MANTENIMIENTO O ATAQUES AL SEN

Ingenieros eléctricos desnudaron las falencias del SEN y culparon a la falta de mantenimiento del mismo por las fallas ocurridas. La reacción del chavismo fue encarcelar a quienes cuestionaron su tesis de "saboteo".

Durante el 2019 se reportaron al menos 25.617 aparatos electrónicos dañados, según reportó una ONG surgida a finales de ese año; conocida como el Comité de los Afectados por los Apagones que exigía la reposición de los equipos dañados.

Asimismo, el chavismo ofreció reponer estos equipos e hizo registrarse a la gente que sufrió estas pérdidas en el "sistema patria"; no obstante, solo quedó en promesas como tantas otras veces.

FLUCTUACIONES Y RACIONAMIENTO 

Desde entonces las fluctuaciones y racionamientos del servicio eléctrico han sido constantes en todo el país, evidenciando que los problemas del SEN eran más profundos y no respondían a los supuestos "sabotajes" o "ataques" esgrimidos por la administración de Nicolás Maduro.

Durante este tiempo se multiplicaron los equipos electrónicos que fueron víctimas de la precariedad del SEN, por mi parte sufrí el daño de un aire acondicionado, una PC y una nevera.

Además tengo un televisor que ha ido sumando "rayas" durante los bajones, pero lo más triste de todo es que ninguno de los equipos se pudo reponer, excepto la indispensable nevera, que sin embargo paso de ser una de casi 30 pies a apenas una de 14, que fue adquirida gracias a préstamos hechos por varios familiares. Así las cosas.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados