Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

De Obama a Biden, seis años de decretos y los mismos rostros, aquí, en el poder (+ video)

La próxima semana se cumplirán seis años de que el para entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decretara a Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria” para su país. 

Hoy, con otro presidente de por medio (Donald Trump) es Joe Biden el que se lleva los improperios de los mismos voceros de 2015: el “coordinador de la campaña contra el decreto injerencista de Obama”, convertido en presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez: y el mismo jefe de Estado, Nicolás Maduro. Jorge Arreaza, hoy canciller, era vicepresidente ejecutivo.

Si el chavismo conservaba alguna esperanza en mejorar sus relaciones con EEUU, pues Biden se las ha eliminado de un plumazo por haber renovado el mismo decreto, en su primer acto oficial referente a Venezuela como presidente de la máxima potencia industrial y militar del mundo.

En esto (en perpetuarse en el poder), la revolución chavista es discípula aventajada de la cubana, que se jacta de haber sobrevivido a 14 presidentes estadounidenses, con los mismos carcamales en el poder. Habrán resistido ellos, pero el pueblo cubano ya sobrepasa la tercera generación en el exilio.

Eso sí, Maduro ya habla de 2050 con él en el poder, y, como en Cuba, solo quedarán los que no tengan ninguna otra opción. El sueño dorado del chavismo es encontrarse con que ya nadie disputa su dominio de la sociedad; que los consideren una dictadura legítima, como tantas hay en el mundo. 

¿Cuántas firmas le enviará el chavismo a Joe Biden?

Lo cierto es que el decreto Obama dejó varios de esos momentos en los que el chavismo supera a la realidad. Desde Nicolás Maduro coreando delante de cientos de funcionarios “Venezuela is not a trit, wi ar jop”, hasta Tibisay Lucena “certificando” los supuestos 10,4 millones de firmas que rechazaban el decreto con el mismo tonito que daba para los resultados electorales; más peculiar en cuanto más peculiares eran los resultados. 

Tan eficiente ella, que solo un año después se encargó de ponerle peros a la recolección de firmas del referendo revocatorio contra Maduro hasta que un tribunal penal, perdido en Aragua, suspendió el proceso y le dio una patada (la primera de muchas) a la democracia durante los últimos siete años. 

Pero durante un buen tiempo, casi hasta que llegó al poder Donald Trump y le dio otros, el "decreto Obama" le dio material propagandístico al chavismo: Son las sanciones las culpables de estos años de horror, no el socialismo; vallas, conciertos, etiquetas de redes sociales, todo tenía que ver con el decreto, aunque este, en sí, no contuviera ninguna medida real en contra del régimen.

De toda esa propaganda, hay un argumento cierto del chavismo: Venezuela nunca ha sido una “amenaza inusual y extraordinaria” contra EEUU, aunque sus expertos de seguridad nacional estén muy pendientes de las relaciones non sanctas del chavismo, que son varias, y si comprenden a los enemigos más poderosos de EEUU. 

En estos seis años, EEUU ha sancionado y vuelto a sancionar al régimen, ahora sí, en concreto; este ha resistido y a la vez se ha vuelto más débil.

Pero eso lo han aprovechado países como Rusia e Irán para poner una pica en Flandes, y en pleno corazón del continente, tener un aliado desesperado por sobrevivir, y cada vez más dependiente. Trump, justamente, intentó boicotear (con poco éxito) esas relaciones.

¿Tendrá Joe Biden, quien parece ser mucho menos bocón, éxito en construir una alternativa para Venezuela con la comunidad internacional lo suficientemente poderosa como para empujar en una sola dirección, la de unas elecciones que Maduro sabe no ganaría?

Eso es lo que no deja dormir al chavismo, que ya ha resistido seis presidentes, mientras aquí siguen las mismas caras, y hasta alardean de ello, sin darse cuenta de que si algún argumento se puede usar para decir que en Venezuela no hay democracia, es justamente ese. 

Democracia es, por encima de todas las cosas, la posibilidad de la alternancia en el poder. 

¿Cuántos millones de firmas recogerá el chavismo en esta oportunidad? 

No te pierdas las pedradas de García Otero por Caraota Digital, directo al grano.

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados