Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Entre penurias asisten a clases estudiantes y profesores de ULA en Mérida

La inseguridad, escasez de agua potable, cortes eléctricos, la falta de insumos para realizar las prácticas de laboratorio y el déficit con la gasolina, son algunas de las problemáticas con las que deben lidiar los estudiantes y profesores de la Universidad de Los Andes (ULA) en Mérida, sin embargo, pese a la crítica situación que atraviesan continúan con sacrificio asistiendo a las aulas de clases para convertirse en profesionales y sacar el país adelante.

Carmen Labrador, profesora de inmunología en la carrera de bioanálisis (ULA), indicó que estudiantes y docentes se sienten limitados para asistir a la facultad ante las fallas existentes en la región andina con la gasolina. A su juicio, no solo es por el combustible de sus vehículos particulares, pues también el servicio de transporte público ha reducido el número de unidades operativas en las calles, lo que dificulta aún más el traslado de los universitarios hacia la casa de estudios superiores y luego retornar a sus hogares.

“Tanto alumnos como profesores debemos venir a pie, yo tuve un percance la semana pasada porque me mordió un perro cuando me dirigía a la universidad y ha sido problemático para poder llegar, pero a pesar de estas dificultades los muchachos están viniendo a clases”, apuntó.

La falta de insumos para la realización de las prácticas necesarias en el aprendizaje de los estudiantes también afecta su desarrollo académico, pero a través de donaciones intentan enfrentar ese obstáculo. “Trabajamos con insumos vencidos y reactivos que nos han donado, muchos laboratorios nos han dado y con eso es que hemos trabajado, pero lo importante es que no se suspendan las clases y que ellos se puedan graduar de licenciados en bioanálisis”, señaló la catedrática.

Foto: Jade Delgado

Por su parte, los estudiantes a veces perciben truncados sus sueños, pese a ello continúan asistiendo a las jornadas académicas para alcanzar la meta de ser profesionales. La estudiante de bioanálisis Roxana Azuaje explicó que resulta complejo acarrear con todos los gastos de los recursos necesarios. “Debemos venirnos a pie, pidiendo cola y dos horas antes de la clase para poder llegar a tiempo, es una calamidad pero aquí estamos para sacar el país adelante, hay muchas personas ayudando a la facultad”, relató.

Foto: Jade Delgado

La ola de hurtos y atracos es otra pesadilla más, Frank salcedo denunció que por el sector donde asiste a clases ya no transitan las rutas del servicio de transporte público y hace que los delincuentes los atraquen mientras van caminando, “ roban a mujeres, hombres y todo aquel que transite la zona, no se observan policías, solicitamos que tomen consciencia y envíen oficiales para que vigilen la zona o que solventen las fallas con el servicio de transporte”, agregó que la única solución de momento es salir más temprano de sus jornadas académicas.

“Es muy frustrante, quienes viven lejos no pueden venir a la facultad, es una zona retirada y la inseguridad ha incrementado en los últimos meses, quienes viven cerca vienen caminando y los atracan”, dijo.

De acuerdo a los profesores el servicio de agua potable es otro inconveniente que se suma a la lista de incidencias, algunos baños han tenido que ser clausurados, igualmente esto afecta el trabajo en los laboratorios, donde es necesario el servicio de agua, asimismo, rechazaron los cortes eléctricos que se registran a diario en la región andina.

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados