Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Escasez de combustible pone en riesgo el abastecimiento de 98% de lo que se consume en el país

Las colas de vehículos de carga pesada en las estaciones de servicio son parte del panorama habitual en Carabobo. Retratan una crisis que amenaza con derivar una aún mayor: los despachos desde el puerto más importante del país podrían paralizarse.

No hay duda de eso. Lo único que revertiría este hecho sería una mejora considerable en el suministro de combustible. Entre tres y cinco días, a veces mucho más, deben pasar en cola los conductores de las gandolas que mueven 98% de los productos que se consumen en el país y que llegan a Puerto Cabello.

La situación ha cambiado notablemente en los muelles carabobeños. Ya no hay largas filas de unidades de carga pesada para sacar la mercancía recibida. Ahora son los contenedores los que esperan por una gandola. En total la actividad del transporte de carga pesada ha caído en 80% hasta la fecha.

La consecuencia se sentiría directamente en los anaqueles con un desabastecimiento que está en puertas. “Estamos altamente preocupados porque el volumen alto de alimentos se moviliza en el país a través de unidades a gasoil y, desde hace tres semanas, se han agudizado los problemas con su suministro”, aseguró la presidenta de la Cámara de Pequeños y Medianos Industriales y Artesanos de Carabobo (Capemiac) Elizabeth Brandt.

Producción en riesgo

Pero eso no es todo. La deprimida producción de las industrias en la entidad también está muy comprometida. Además de depender de materias primas que llegan a Puerto Cabello, sus calderas y maquinarías, en su mayoría, funcionan con gasoil, así como las plantas eléctricas que se usan con frecuencia por los constantes apagones.

“80% del transporte público también funciona con gasoil y eso dificulta que los trabajadores lleguen a las empresas, además en el sector construcción las maquinarias son 100% a gasoil y se afecta lo poquito que pueden hacer”, resaltó Antonello Lorusso, vicepresidente de Capemiac.

Además, el sector agrícola y pecuario está pasando por muchas dificultades por la escasez de combustible para sus maquinarias, tractores y cosechadoras. “En estos momentos se está cosechando el frijol y algunos otras leguminosas hay dificultad para sacarlo y ponerlo en las plantas de procesamiento”, dijo Ramón Sáenz, directivo de Capemiac.

Foto: Dayrí Blanco
ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados