Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Hermelinda Gutiérrez, otra víctima de la crisis humanitaria en Venezuela

Hermelinda Gutiérrez, de 47 años, llevaba una vida normal aun con la esquizofrenia y la paranoia que le diagnosticaron. Su calvario comenzó cuando empezaron a escasear los medicamentos que está obligada a tomar, a lo que se sumó desnutrición y escabiosos o sarna.

Vive en Guacara, estado Carabobo, con su hija Albany Veliz, pero está a punto de perder la batalla contra las voces en su cabeza si no consigue el tratamiento pronto.

Durante un recorrido de su “Camina Carlos”, que realiza frecuentemente, el diputado de la Asamblea Nacional (AN) Carlos Lozano descubrió este caso y lo difundió en sus redes sociales (@CaminaCarlos), con la esperanza de tocar el corazón de algún venezolano que pueda ayudar a esta familia.

Lozano informó que Hermelinda vive en un cuarto habilitado con rejas, aislado totalmente de la casa. Pese a esto, Albany no deja jamás a su madre sola, si puede evitarlo. "Los vecinos se quejan por los ruidos. La mujer grita en las noches. Un paciente con esquizofrenia escucha constantemente voces en su cabeza. Te podrás imaginar lo perturbada que ella está", detalló para Caraota Digital.

Foto: @CaminaCarlos

Si no le dan la comida, Hermelinda no come. Se encuentra desnuda porque ella misma se quita la ropa. Su hija relata que, por su diagnóstico, las pastillas por sí solas no la ayudarían mucho. Según le informó el psiquiatra, su progenitora tiene las neuronas desgastadas y requiere tratamiento de electroshock.

Albany baña y acicala todos los días a su madre. No obstante, con el transcurso de las horas se desnuda y se ensucia con sus propios excrementos y orina. Los vecinos se han quejado porque tiende a gritar por las noches, intentando alejar las voces que le impiden vivir con sosiego.

Foto: @CaminaCarlos

Los tratamientos de electroshock que requiere Hermelinda, para que su cerebro se "reinicie" y se organice, son sumamente costosos, mientras que los medicamentos que debe tomar, en su mayoría, no se consiguen en Venezuela. De acuerdo a Lozano, una familia con un miembro que presente esta condición tendría que gastar entre 1.000 o 2.000 dólares mensuales en tratamientos y medicinas.

El colapso económico en Venezuela ha diezmado la salud de miles de venezolanos y dejado a los hospitales sin medicamentos para tratar enfermedades, desde las más básicas, hasta las más complejas.

Foto: @CaminaCarlos
ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados