Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¡INHUMANO! Represión en el Centro Penitenciario de Occidente

El pasado 16 de julio, los privados de libertad del Centro Penitenciario de Occidente, en el estado Táchira, exigieron la aceleración de sus procesos penales. No obstante, la Guardia Nacional (GN) respondió con bombas lacrimógenas y armas de juego.

El motín inició en el área de procesados militares, cuando los detenidos decidieron alzarse exigiendo respuestas a sus necesidades. La falta de comunicación de las autoridades generaron la desesperación que desembocó en el caos, según reseñó el  medio de comunicación El Diario.

Los detenidos no tenían nada más que el poder de su voz, ante las detonaciones y los químicos que expedían las fuerzas de seguridad. Sacudieron violentamente las mallas de seguridad e intentaron prender sus colchones, pero poco pudieron hacer contra los funcionarios con equipamiento de guerra.

Violencia descontrolada en el Centro Penitenciario de Occidente

La abogada Riza Pino del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) precisó que fueron siete los heridos. La violencia de las armas de fuego quedo tatuada en las pieles de los privados de libertad, que intentaban frenar la pérdida de sangre de sus compañeros.

“Ellos tenían que haber implementado el uso progresivo de la fuerza. Entrar con traje antimotín, escudos y perdigones o paralizantes, pero jamás con armas de fuego. Los reclusos no dieron ni un disparo”, explicó Razia

Incluso, un bebé fue afectado por el gas lacrimógeno. “Llora, mi amor, llora, llora, llora”, dice un hombre, mientras el infante de siete meses expulsa lagrimas por su ojos, al sufrir de los efectos de los químicos.

“El niño esta irritado. Podemos ver acá, señores, la clara violación de derechos humanos ¿Dónde está el respeto de los ciudadanos de este país?”, exclamó un hombre.

Los detenidos exigen su liberación

La ministra de Asuntos Penitenciaros del régimen de Nicolás Maduro, Iris Varela, otorgó la libertad de 150 reclusos de la cárcel. Pocos días después, funcionarios militares visitaron el centro, dieron nueve libertades y prometieron a los demás detenidos su pronta liberación.

“Cuando Iris Varela visitó el Centro Penitenciario de Occidente, hace poco, otorgó 150 libertades a presos ordinarios. Pero entre ellos no estaban incluidos los detenidos de Procemil, pues al ser militares, están bajo las órdenes del Ministerio de la Defensa”, explicó Razia.

Muchos de los detenidos en Procemil son funcionarios procesados por deserción; se fueron del país ante la crisis económica y al regresar los capturaron. Sin embargo, muchos de ellos ya tienen condena cumplida y deberían estar libres, pero el retardo procesal solamente suma al creciente hacinamiento en el área.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados