Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

¿Hace falta una noria? El Top 5 de elefantes blancos de García Carneiro

No hay contraloría que permita precisar la cantidad de recursos que han engordado los elefantes blancos del gobernador Jorge Luis García Carneiro. Con un estado carente de servicios básicos como agua, luz, gas y transporte, está muy lejos de ser una potencia turística.

Y es que para Rubén Contreras, historiador egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el régimen “se ha dedicado a hacer obras suntuarias, importantes, que bien coordinadas y llevadas serían básicas para que el ciudadano pueda querer, amar y dar más por el país. Pero lo que vemos es la dispersión de recursos que se hace por acometer tantas obras, que no se cumplen a cabalidad”.

Aseguró que “el estadio de Los Tiburones tiene 8 años, la Cinta Costera 5, el Terminal de La Guaira lo inauguraron y las pérgolas están oxidadas, el techo del domo donde juegan los equipos de básquets, en la entrada de Mare, está percudido. Se dedican a hacer obras sin control y después no reciben mantenimiento”.

Hoteles Sheraton y Meliá

 

Los símbolos de la época dorada del turismo en Vargas siguen siendo dos grandes esqueletos. De acuerdo con el historiador, los hoteles Sheraton y Meliá no fueron afectados por la tragedia de 1999.

“Estaban en perfectas condiciones. Luego Chávez se lo otorgó a la Misión Vuelvan Caras y a los militares y fue allí cuando se produjo el desvalijamiento de los bienes: muebles, lavamanos, pocetas, puertas; todo. De allí es que viene la idea de restaurarlos”, ralató.

Se trata de una obra prometida tanto por Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro, que dijo que estarían listos para noviembre de 2020.

La lista de ministros de Turismo que recibieron recursos para este rebautizado por Chávez como Complejo Turístico Gran Caribe, que ahora serán Hotel Guaicamacuto (200 habitaciones) y Gran Caribe (400 habitaciones), la integran Olga Tinita Azuaje, Pedro Morejón, Alejandro Fleming, Andrés Izarra, Marleny Contreras, Stella Lugo y recientemente Félix Plasencia.

“Lo de los hoteles es deprimente, porque además de alojar a turistas eran una fuente de trabajo para 1.500 personas. Pero eso hoy no es posible por la política obstruccionista que tiene este estado de dirigir todo, coordinar, proveer, quitándole a la empresa privada la oportunidad del emprendimiento, generación de empleo, de recursos y de pago de impuestos. Este ha sido un gran negocio de este gobierno”, dijo.

Solamente Izarra, recibió a través de la Fundación Propatria 2000, adscrita al despacho de la Presidencia, 200 millones de dólares. Para 2014 prometía que debía estar listo en 20 meses.  A esos hoteles no les afectó para nada la tragedia.

“De acuerdo a lo que hemos podido observar este elefante se ha convertido en una gran aspiradora de recursos. Se ufanan en ser una potencia turística, pero esos hoteles están en un invernadero en cuanto a su construcción”, señaló Rubén Contreras.

Entre las constructoras a cargo estuvieron la norteamericana Gensler y en la actualidad están las empresas Guangdong Han y Landscape Vision Corporation, producto de la alianza China-Venezuela.

 

Estadio de Los Tiburones

 

“Comenzó a construirse en 2011 y el gobernador colocó una valla donde se leía que tendía una inversión de 321 millones de bolívares. Luego, en inicios de 2013, dijo de manera muy alegórica y alegre -como acostumbra ser-, que sería inaugurado en 2013. Pero en 2014, un representante de la Comisión de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional aseguró que el gobernador había ido a pedir un crédito adicional y le habían concedido 180 millones de bolívares para la conclusión del estadio”, todo esto lo recordó el historiador.

Sostuvo que un patriota cooperante en el mundo del deporte les informó que “la estructura nueva que están colocando alrededor del estadio es con materiales ferrosos traídos de México. Pero qué contradicción: han usado en las obras de construcción materiales ferrosos que traen de Turquía y México, cuando en Venezuela tenemos una de las siderúrgicas más importantes de América Latina: Sidor”.

Recordó que a principios de este año Maduro prometió que el Estadio Carlos "Café" Martínez, que se erige en El Pavero de Macuto, sería inaugurado en noviembre, “pero vemos difícil que eso se dé. No sabemos cuántos recursos ha devorado este elefante, uno de los más gordos de Carneiro”.

Según la Asamblea Nacional, la obra representa "un desfalco a la nación por 20 millones de dólares".

Teleférico de Macuto

 

Los más recientes trabajos para la recuperación de esta obra iniciaron el 15 de enero de 2014 con una inversión de 650 millones de dólares, pese a que el anuncio lo hizo Maduro en octubre de 2013. Son los más recientes porque en el 2008 la entonces ministra de Turismo Titina Azuaje se refirió a la ampliación del Teleférico de Caracas hasta Macuto.

Después en 2016 Maduro dijo que estaría listo en 2018 y, posteriormente, García Carneiro informó que se abriría en 2019.

Sin embargo, la empresa contratista Alfamaq anunció que el sistema, que consta de diez kilómetros, estará habilitado en 2020. Izarra habría recibido 680 millones de dólares para esta obra, que debía estar lista en diciembre de 2016.

“La están anunciando con bombos y platillos, pero no sabemos la disposición presupuestaria para esa construcción ni hay contraloría que lleve una rigurosidad de lo que se ha gastado en esto.vLo preocupante es que nos sabemos la calidad de los materiales que se están usando, no sabemos cómo se hacen las compras. Eso es un secreto bien guardado de este gobierno y eso va en desmedro de la ciudadanía y de Vargas”, declaró Contreras.

 

Segunda etapa Plaza Bolívar-Chávez de La Guaira

 

Aunque los trabajos de construcción iniciaron en octubre de 2012 y su inauguración fue en 2017, no se sabe nada del restaurante y del mirador de la plaza Bolívar-Chávez, este último con visibles signos de deterioro producto del salitre.

El historiador Rubén Contreras criticó que ni siquiera cuenta con un estacionamiento, a pesar de que formaba parte del sector D contemplado en los planes iniciales de este espacio. Mientras que dijo que la plaza cumple con una función netamente política.

“Además de que no vemos la continuidad de la misma. Allí se hacen los actos políticos del Gobernador y sus fiestas, porque en eso no podemos negarle ese sentido fiestero que tiene. Todo lo hace una fiesta para tratar de permear en los demás ese estado de alegría permanente que él tiene”, criticó.

Puntualizó que “esta obra generó buenos dividendos para quienes la construyeron, al igual que la cinta costera, una obra multimillonaria por la gran inversión que se hizo en cuanto a movimientos de billones de metros cúbicos de tierra, que genera muchos recursos”.

 

Sede de la Unefa

Fotos: Cortesía

Dada la escasez de centros de estudios de educación superior en el estado, Contreras consideró interesante la conversión del destacamento N° 58 de la GNB en la nueva sede para la Unefa, en Pariata, Maiquetía. “Pero eso tiene 9 años construyéndose, restaurándose, refaccionándose y no sabemos por qué razón esa obra está paralizada”.

“Si el gobierno de Carneiro –de una manera discriminatoria- ha explotado las canteras del Litoral para sacar piedras, granitos, mármol, arena y el Estado venezolano estatizó las plantas de cemento, entonces no entendemos por qué se ha convertido la otrora sede de la GNB en otro elefante blanco”.

Precisó que se desconoce el monto total de esta obra, porque no hay una valla que lo indique.

 

 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados