Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Más comida y menos disfraces: Así viven comerciantes de Carabobo las fechas previas al Carnaval

Las calles del centro de Valencia lucen repletas. Aunque las vitrinas no exhiben la usual decoración de colores, máscaras y serpentinas del Carnaval hay clientes que entran y salen de los comercios en los que los disfraces fueron desplazados por comida y productos importados.

Este año no es prioridad que los niños se vistan de su superhéroe favorito. De hecho, son pocos los establecimientos que ofrecen variedad de opciones en este sentido porque se han diversificado. Más de la mitad de la oferta de la mayoría de los locales está relacionado con alimentación, como una manera de que les permitan subir las santamarías en la las semanas de cuarentena radical en las que solo pueden abrir los sectores denominados priorizados.

En lugar de los tradicionales disfraces, existe la opción de capas de diferentes motivos como una alternativa más económica. Aun así, las miradas de los carabobeños, y sus bolsillos, no están puestos sobre ese tipo de compras. “No hay fiestas de Carnaval esta vez, por eso es innecesario gastar en eso”, expresó Maritza Ortiles, quien trataba de conseguir los mejores precios en atún enlatado para llevarlos a la playa.

Como ella, quienes se pasean por las zonas comerciales están en búsqueda de lo necesario para disfrutar los días de asueto en las costas carabobeñas. “Hay que aprovechar, nosotros nos vamos en familia dos días seguidos, pero llevaremos todo para que nos salga más económico”, relató Paula Ochoa.

Un respiro

Estos días previos al Carnaval han significado un respiro para el sector comercial. “Ha visto incrementada su actividad durante los últimos días por la liberación de restricciones en la circulación y la flexibilización de horarios”, aseguró el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Lorenzo Araujo.

Pocos establecimientos hicieron renovación de inventario de disfraces y trajes de baño, como solía ser usual en esta época. Lo que sí se exhibe en los anaqueles son productos importados de todo tipo, desde cereales, galletas, salsas, chocolates hasta pastas y enlatados variados, correspondientes a importaciones realizadas desde finales de 2020.

“Hemos visto mucho movimiento en las calles en días previos de Carnaval porque a gente está en los preparativos días festivos, adquiriendo bienes para abastecerse en las playas en las diferentes modalidades o actividades que van a realizar”.

Pero esto no significa la recuperación del sector comercial en Carabobo. Permitirle a la mayoría operar dolo 14 días al mes los sigue condenando a la reducción dramática de persona y a la quiebra.

“Ratificamos que el comercio se encuentra preparado y listo para atender al público todos los días y no solo en las semanas de flexibilización. Conminamos a las autoridades a que elimine el modelo 7+7 porque el comercio tiene todo lo necesario para atender al público cuidando todas las medidas de bioseguridad”.

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados