Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ni tortura ni homicidio: Saab cambió actas de fiscales en caso de Acosta Arévalo

Tareck William Saab, supuestamente logró, ejerciendo fuerte presión contra sus subalternos, cambiar el calificativo de homicidio intencional cometido en la persona del capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo. Asimismo habría exigido que se eliminara la palabra "tortura" del acta realizada por la Fiscalía.

La información, sobre las presiones que ejerció el Fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la obtuvo en exclusiva Caraota Digital por una fuente vinculada a un organismo de inteligencia del Estado, que evidentemente pidió proteger su identidad.

Lea también: Acosta Arévalo fue asesinado a golpes y tasajeado con armas blancas

Relató la fuente que la primera calificación colocada en el expediente del Ministerio Público fue homicidio calificado por motivos fútiles e innobles y tortura, pero la palabra tortura no le gustó a Saab.

“El fiscal de Maduro pidió cambiar el delito y colocar homicidio calificado en grado de complicidad correspectiva u homicidio preterintencional, los cuales exculpan  a los responsables de alevosía y premeditación y les permiten ser juzgados en libertad”.

Pagando los platos rotos

Alonso Medina Roa, abogado defensor de Acosta Arévalo, informó a través de su cuenta de Twitter que dos funcionarios de la Dgcim habían sido detenidos por este caso, pero no reveló sus identidades.

El periodista Eligio Rojas, del diario oficialista Últimas Noticias, informó a través de las redes sociales que los dos detenidos por este caso responden a los nombres de Steven José Zárate Soto y Ascanio Antonio Taracio Mejías.

El primero es un sargento segundo y el segundo es un teniente, ambos del componente Guardia Nacional, pero adscritos a la Dgcim.

Una fuente de ese organismo aseguró que todos dentro de ese cuerpo policial se encuentran muy preocupados porque saben que en este tipo de atrocidades siempre resultan señalados quienes menos guardan relación con los hechos.

“Ningún funcionario tortura a un detenido sino recibe una orden de su jefe inmediato", afirmó la fuente.

Agregó que en estos casos convencen a funcionarios muy jóvenes y de poca experiencia para que se hagan responsables de estos hechos.

Explicó que el proceder es que los culpas de delitos menores, les otorgan beneficios procesales  y luego hasta les dan dinero suficientes para que se desaparezcan del ambiente policial y militar.

"El poder dentro de los organismos militares es estrictamente vertical, nadie puede hacer nada sin consultárselo a su jefe superior", dijo la fuente.

Lea también: Pretenden ocultar la verdad: MP no acusará de tortura a imputados por muerte de Acosta Arévalo

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados