Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Sacando cuentas: el lucrativo negocio redondo de las PCR en Maiquetía y sus ganancias mensuales

Los empleados de Inversiones Casalab llevan tres días contestando el teléfono para explicar que ellos no son el mismo laboratorio que el gobierno de la revolución chavista instaló en Maiquetía para hacer de manera obligatoria la prueba PCR para detectar si el pasajero viene o no infectado por COVID-19, reseñó Banca y Negocios citando a El Cooperante. 

"Se llaman igual, nos copiaron el nombre", responde un empleado de Inversiones Casalab, laboratorio que se vio en la necesidad de alertar a sus clientes que ellos no hacen ese examen, a través de un comunicado que publicaron en todas sus redes sociales:

"Le participamos al público en general que LABORATORIO CASALAB C.A, INVERSIONES CASALAB y COMERCIALIZADORA CASALAB, NO realiza exámenes de prueba de PCR (hisopado nasal). De igual manera no contamos con sucursales que estén autorizados para tal fin".

El empleado asegura que el Laboratorio que se ha instalado en Maiquetía se llama Laboratorio Clínico Casalab 2020 y que lo dirige Ernestina Esther Marulanda, venezolana y egresada de la escuela de Bioanálisis de la Universidad Central de Venezuela, hoy divorciada de Ramón Enrique Tovar Flores.

Y aunque en Venezuela solo existen 10 familias con el apellido Marulanda, es casi nada lo que se consigue en las redes ni en la web sobre la bioanalista Marulanda. Y mucho menos sobre el laboratorio. De hecho, el periodista Federico Black descubrió que el registro legal del laboratorio se efectuó el 2 de febrero -apenas un mes antes de que el gobierno los seleccionara para realizar las pruebas- y que su portal Casalab.com.ve no es confiable.

Aunque el portal sí funciona y a media máquina es Pasedesalud.Casalab donde todo parece indicar que lo abrieron básicamente para el negocio de las pruebas en Maiquetía.

En la página web enumeran los pasos a seguir, desde inscribirse en el portal con todos los datos del viajero, hasta especificar día de vuelo, línea aérea y asiento a ocupar. Aunque, por ahora, una vez que se llenan todas las casillas, el portal no avanza hasta lo que sería la siguiente opción. De modo que seguimos sin entender si el pago de los 60 dólares se hará a través de su portal o, como también se ha dicho, se deberá pagar en efectivo en Maiquetía.

Menos complicado podría resultar calcular la cifra de dólares aproximada que recibirán el laboratorio y el gobierno con esta nueva medida. Basta con multiplicar el número de vuelos diarios por la cifra de pasajeros para obtener la astronómica suma de 691.200 dólares. Y todo esto calculando que el avión venga solo con la mitad de cabina llena, por el cuidado con el contagio.

Veamos: si en Venezuela aterrizan 36 vuelos semanales -gracias a las 10 aerolíneas que están operativas y permisadas-, y calculando que cada avión traiga un promedio de 80 pasajeros, cada uno de los cuales debe cancelar 60 dólares al Laboratorio escogido por el gobierno, una simple operación matemática arrojará que cada mes, la caja registradora de esa empresa recibirá la suma de 691.200 dólares. Todo un negocio redondo que, como se ha dicho, no fue sometido a licitación alguna y hará ricos rápidamente a más de uno.

FUENTE: BANCA Y NEGOCIOS 

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados