Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

“Si llegamos a ser pacientes nos morimos”, el calvario de los trabajadores del HUC

 

De 1.200 camas están ocupadas 200 por no tener como responder al momento de una emergencia. Infecciones urinarias y contaminación están a la orden del día. En el clínico nadie se salva. Si eres paciente te mueres por falta de insumos, si eres personal médico o de enfermería el escenario es el mismo. Un hospital donde no hay solución fisiológica, ni inyectadoras. Tampoco hay cloro para desinfectar el área.

Desde los pasillos del Hospital Clínico Universitario donde se concentraron trabajadores para exigir mejoras salariales, Raquel Franco con 25 años de servicio, ha visto como pacientes venden licuadoras y otros artefactos para pagar exámenes médicos que deberían ser rutina en un centro de salud icono en Venezuela.

Para Franco es doble el sufrimiento, como madre de familia y como enfermera. Llegar a su lugar de trabajo es una odisea, gasta hasta 2.000 bolívares diarios en pasaje y el pago por bono de uniforme de este mes fue 10 mil. Una vez llega al centro médico debe encarar la crisis humanitaria en primera persona. Durante una protesta este lunes frente a la puerta del que en otrora fuera un hospital referencia del país, Raquel relató que servirle la comida a los pacientes es sinónimo de llanto.

“El paciente come lo que comen todos los venezolanos. Lentejas, arroz y carne de vez en cuando”, dijo a Caraota Digital.

Admite que ella y sus seres queridos comen mal porque la plata no alcanza. Para esta enfermera todo es una calamidad. En su faena mueren pacientes, porque aunque asegura tener junto a sus compañeras la disposición de salvar vidas no tiene como. “Nosotros no tenemos como pagarle un medicamento a la gente que viene, yo no me quiero ir del país. Cuando se podía yo logré comprar mi casa. Hoy con lo que gano hoy ni un bloque puedo comprar”, aseguró.

En HCU se castiga a los pacientes

Eddie Guédez es trabajador del Hospital Clínico. A su juicio la falta de recursos somete a pacientes y trabajadores a un castigo diario. No hay ascensor, ni agua, mucho menos medicamentos. Denunció que a diario acuden pacientes de bajos recursos y se devuelven sin atención porque no hay reactivos para exámenes de rutina.

Guédez indicó que los trabajadores también tienen riesgo de contaminarse. Aseguró que muchos de sus compañeros requieren terapia psicológica para poder enfrentarse a una crisis humanitaria que no da tregua.

“uno de nuestros compañeros se enfermó. Estuvo hospitalizado y no pudo ser atendido. Se deprimió y decidió quitarse la vida, porque aquí no había ni baños, esto ocurrió hace semanas y no salió en los medios”.

ads
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados