Supervisor de Cardón murió por COVID-19 mientras esperaba atención médica

0
660
producción de gasolina en la refinería Cardón
Foto: Archivo

Julio Urdaneta, supervisor de la planta que produce electricidad para el Centro Refinador de Paraguaná (CRP), falleció por COVID-19 en la mañana de este lunes. El especialista pereció en su hogar, mientras esperaba por una ambulancia que lo llevara a un centro de salud.

Según reseñó el portal El Pitazo, Urdaneta murió debido a la alta saturación de oxígeno, producto del virus proveniente de Wuhan. Este fin de semana el trabajador empeoró sus síntomas y solicitó una ambulancia a Petróleos de Venezuela (Pdvsa), pero nunca llegó.

Aproximadamente a las 5 de la mañana comenzó a presentar dificultad respiratoria y pérdida de memoria. Sus familiares se comunicaron con el CRP para que lo trasladaran a un centro de salud, pero murió en su casa, en la Puerta Maraven del municipio Carirubana.

Urdaneta presentó síntomas el pasado jueves y, puesto que no hicieron pruebas en el CRP, acudió a un Centro de Diagnostico Integral (CDI). En ese centro de salud se realizó la prueba rápida, la cual resultó positiva, pero se mantuvo en su casa en cuidados de su familia.

Eran las 11 de la mañana y ningún organismo de seguridad o de Pdvsa había llegado a retirar el cadáver de Urdaneta. Sus compañeros confirmaron que la familia del trabajador tuvo que hacer la sepultura a través de una empresa privada con los protocolos de coronavirus.

Covid-19 afecta a los trabajadores de Pdvsa

Miguel Pérez, supervisor de control del bloque E8, lamentó que Pdvsa no haya logrado atender la situación de Urdaneta. Asimismo, solicitó a las autoridades pertinentes que realicen operativos de despistaje en la refinería Cardón a todos los que llegan a la planta.

“No tenemos las más mínimas normas de higiene ni de seguridad contra el coronavirus, no podemos seguir arriesgando a nuestras familias y los trabajadores están muriendo por falta de atención”, sentenció.

El dirigente sindical Eudis Girot aseveró que los trabajadores petroleros son expuestos a químicos que afectan su capacidad pulmonar. Ahora, con la llegada del coronavirus a Venezuela, se convierten en un grupo propenso a complicarse por los embates de la enfermedad.