Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Trasplantados de Mérida en riesgo: escasez de inmunosupresores deteriora su salud

Los pacientes trasplantados de Mérida denunciaron llevar cerca de 10 meses sin recibir los inmunosupresores necesarios para mantener su calidad de vida.

Esto representa una situación de alto riesgo para ellos, ya que pudieran perder el órgano que con tanta dificultad lograron obtener.

De acuerdo con Depsy Fernández, la falta de inmunosupresores podría empeorar su estado de salud y recaer en ciclos de diálisis.

Esta es una etapa que Fernández ya superó gracias al trasplante del riñón que le donó su hermano.

Según los pacientes trasplantados de Mérida, los inmunosupresores que utilizan para sus tratamientos son imposibles de conseguir por sus propios medios, debido que pertenecen a los fármacos de alto costo y peor aún, no los venden en Venezuela.

"Yo utilizo el Prograf y desde el año pasado no lo he recibido, yo tengo prácticamente 10 meses sin recibirlo", añadió Fernández.

Impagable el tratamiento para trasplantados de Mérida

El gasto mensual del tratamiento para un paciente que, por su cuenta adquiere los insumos, oscila entre los 120 y 250 dólares por mes.

La cifra podría aumentar dependiendo de la dosis de fármacos que deben ingerir, en Venezuela el salario de un ciudadano no llega a cuatro (4) dólares por mes.

Los pacientes relatan que los venden en Estados Unidos, Colombia o países de Europa, pero no en Venezuela, una opción de compra que por la pandemia del coronavirus queda descartada.

Anteriormente el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) les suministraba los medicamentos, sin embargo, el Instituto Nacional de Higiene (INH)  rechazó el último lote que llegó en octubre de 2019 por no estar apto para el consumo.

"El Seguro Social no nos entregó de nuevo el tratamiento, supuestamente no llega por el bloqueo", detalló Fernández.

"Rogamos a las instituciones encargadas de hacer las compras de estos tratamientos que los hagan llegar, porque somos personas que no tenemos recursos para comprarlos mensualmente".

Instituciones públicas no hacen trasplantes y no hay inmunosupresores

Los pacientes cuando no cumplen estrictamente el tratamiento corren el riesgo de perder el trasplante, porque el organismo rechaza el órgano y podrían caer nuevamente en ciclos de diálisis, explicó Fernández.

"Los trasplantados primero caemos en una diálisis porque nuestros riñones dejan de funcionar, gracias a Dios yo recibí un trasplante de mi hermano, aquí en Venezuela desde hace mucho tiempo están suspendidos los trasplantes, sólo se hacen en centros privados de Caracas".

Detalló además que existe mucha gente que tiene 3 , 4 , 10 años o más en diálisis y están en una lista de espera para recibir un trasplante.

"Estos órganos serían de cadáveres por no tener la posibilidad de que un familiar cercano les done un riñón", dijo.

Venezuela es un país donde los enfermos sufren por diversas razones, la principal: la escasez de medicamentos, pero a esta lista se suma la deficiencia de servicios elementales como el agua, la electricidad, el gas doméstico, además de la dificultad para acceder al combustible que impide la movilidad de las personas a los centros de salud.

La mala alimentación es otro inconveniente que agudiza la salud, cumplir con una dieta sana y balanceada quedó en el pasado.

Los altos costos de los alimentos pulverizan cada vez más los sueldos, actualmente con el salario mínimo de Bs. 400.000, una persona puede comprar solamente medio kilo de queso blanco y queda debiendo dinero.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados