Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Conozcamos el origen de los llamados 'clavos de Cristo'

Miden entre 6 y 7 cm, pesan 25 gramos y fueron encontrados en 1990 en la cueva de Caifás, el sumo sacerdote que condenó a Cristo a la cruz. El geólogo que mejor los ha analizado nos explica su singularidad

En un parque del sur de Jerusalén, nadie detalla el tubo que emerge de la tierra. Ahí tuvo origen el misterio de los Clavos de Cristo.

Durante la construcción de esta obra, realizada en 1990, encontraron una cueva funeraria judía que data del siglo I. Las inscripciones de dos de los osarios revelados apuntaban a que eran provenientes de Caifás. Treinta años más tarde, el misterio se basa en dos pequeños clavos relacionados a una tumba familiar del sacerdote judío.

Los investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) manifestaron que los clavos perdidos del mencionado lugar no tenían nada que ver con los clavos descubiertos en la Universidad de Tel Aviv, ya que debían de tener una procedencia distinta.

La presencia de ambos clavos es de sumo interés en Israel, porque según el Nuevo Testamento el sumo pontífice Caifás fue responsable de entregar a Jesucristo a los romanos, para que fuese crucificado posteriormente.

Un ejemplo muy claro de crucifixión se puede observar en el Museo de Israel: el hueso del talón y un clavo perteneciente a Yehohanan ben Hagkol, residente judío de Jerusalén.

Este es su verdadero origen

Este talón perforado por un clavo de hierro es la única evidencia física de la crucifixión que se había encontrado en excavaciones arqueológicas. El hueso, fue encontrado en un osario en una cueva ubicada al norte de la capital israelí.

Arqueólogos en Jerusalén
Arqueólogos en Jerusalén

En el mismo, está escrito el nombre del difunto, Yehohanan hijo de Hagkol, un joven de unos 20 años. El hallazgo deja entrever que sus piernas habían sido clavadas en los laterales de una cruz, mientras que sus brazos, en primera instancia, se encontraban atados a una viga transversal.

Cuando sus seres cercanos lo bajaron para enterrarlo, no pudieron quitar su pie derecho del poste de madera, ya que el clavo había doblado. Como resultado, tuvieron que quitar una parte de la cruz de madera junto con el cadáver.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados