La Ciencia Avanza en los Estudios del Sistema Nervioso Central

Un grupo de científicos y profesionales de la salud buscan afectar lo menos posible al Sistema Nervioso Central paciente, ante alguna posible patología. Por esa razón, la ciencia hace uso de la tecnología a fin de  generar una experiencia positiva en los estudios y procedimientos. 

Entre ellos, los “Estudios Multiparamétricos”, que permiten que los equipos con los que se obtienen las imágenes corporales puedan aportar información estructural (anatomía del tejido) o funcional (función de los tejidos).

Es decir, en el mismo examen, se revelan varios parámetros, gracias a equipos como los tomógrafos y  los resonadores magnéticos con software de última generación, de los que se logra el mayor provecho posible usando o modificando levemente su capacidad instalada. 

Así lo explica, el Dr. Gustavo Carrero, médico radiólogo, Magister Scientarum en Física aplicada a la Medicina,  un postgrado efectuado en la escuela de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, junto con el Dr. Wilson Mourad, especialista en vías digestivas, han explicado estos avances:

“Adicional a las imágenes tradicionales, -expresa Carrero-,  se emplean las técnicas de perfusión (Medición del flujo sanguíneo a un órgano), difusión (Forma como se mueven las moléculas de agua en los tejidos), tractografía (Forma como se mueve el agua a través de los nervios) y espectrocopia (Evalúa el contenido bioquímico de los tejidos vivos).  

Afirma Carrero, que "se trata de un solo examen y sus resultados se pierden  de vista, dado que tanto al médico como al paciente se les da la mayor cantidad de información posible, sin necesidad de invadir al paciente, ni de utilizar medicamentos adicionales al contraste convencional y sin alterar, significativamente, el tiempo de duración del estudio". 

Señalan ambos especialistas que, como se trata de evaluaciones poco convencionales, "las consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de evaluar a un paciente  son  los valores de urea y creatinina normales, la presencia de un marcapasos, la claustrofobia y/o la alergia a los contrastes administrados por la vena. Sin embargo, -dice Carrero-, todas estas situaciones pueden ser manejadas y atendidas por el equipo de manera eficiente y eficaz”.