Dos historias que enmarcan los 10 años del fallecimiento de Dani Jarque

Dani Jarque / Foro: Cortesía
Dani Jarque / Foro: Cortesía

El sábado 8 de agosto de 2009 el mundo del fútbol se paralizó. Empezó a correr el rumor de que algún lance de gravedad acababa de suceder en Coverciano (Florencia) donde el equipo Espanyol había establecido su campamento base, un stage donde preparó varios amistosos ante clubs italianos.

Las redes sociales no tenían tanta fuerza ni el efecto multiplicador de hoy en día, de ahí que los teléfonos empezaron a arder, buscando confirmar qué sucedía, buscando descartar que no había pasado ninguna desgracia en Coverciano.

Sin embargo, no fue así y desde tierras italianas, los enviados especiales que cubrían la gira de aquel Espanyol que dirigía Mauricio Pochettino confirmaron lo que nadie quería oír: Dani Jarque había muerto después de sufrir un infarto en su habitación donde se había retirado para descansar.

Dani Jarque / Foto: Cortesía
Dani Jarque / Foto: Cortesía

La depresión de Iniesta

Momento dedicado a Dani Jarque tras marcar el gol en el Mundial de Sudáfrica 2010 por Iniesta / Foto: Cortesía
Momento dedicado a Dani Jarque tras marcar el gol en el Mundial de Sudáfrica 2010 por Iniesta / Foto: Cortesía

En su autobiografía "La jugada de mi vida", Iniesta recordó cómo recibió la noticia de la muerte de Jarque y cómo tuvo que afrontarla durante el año que precedió al Mundial.

Unos meses en los que necesitó ayuda psicológica y que terminaron con un final feliz: Iniesta marcó el gol que le dio a España su primer Mundial y su dedicatoria a Dani Jarque dio la vuelta al mundo. 

Carles Puyol fue el que le dijo al entonces jugador del FC Barcelona la trágica noticia. "Me ha llamado De la Peña y me ha dicho que Dani está muerto", le contó el central e Iniesta entró en shock: "¿Está confirmado? ¿Seguro? No lo podía creer. La noticia me heló el corazón. Los siguientes días en Barcelona fueron terribles. A partir de ahí, empezó mi caída libre hacia un lugar desconocido. Vi el abismo. Y fue entonces cuando le dije al doctor: No puedo más.

Iniesta se dio cuenta de que estaba mal día tras día y no mejoraba. No sabía qué le pasaba. Le hicieron muchas pruebas, pero su cuerpo y su mente no se encontraban y la "bola" se hacía cada vez más grande. Las continuas lesiones que sufrió durante la temporada tampoco le ayudaron. Se rodeó de sus seres queridos para salir adelante y superarlo. Finalmente, terminó viendo la luz al final del túnel en Sudáfrica.

El primer partido de fútbol de su mujer

Esposa de Dani Jarque/ Foto: Cortesía
Esposa de Dani Jarque/ Foto: Cortesía

El último relato es de su viuda y, como el primero, forma parte del libro de Iniesta. Unas palabras que te cortan el aliento. No había vuelto a ver un partido de fútbol desde la muerte de Dani Jarque y decidió ver la final del Mundial.

"No veía fútbol, ni siquiera encendía el televisor, necesitaba estar en silencio. En silencio con mi dolor. Pero aquella noche decidí ver la final. No me preguntéis por qué, quise verla. Estaba en casa, con mi madre y Martina, mi hija. La pequeña tenía entonces 10 meses. Recuerdo que acababa de salir de la ducha, con el pelo enrollado en una toalla, y me senté nerviosa frente al televisor. Era la final de un Mundial. A Dani le habría apasionado verla rodeado de sus amigos. Por eso, me dije: ‘Lo veo, sí, lo voy a ver’. Mi madre me miraba preocupada y me repetía una y otra vez: ‘¿Seguro que quieres verlo? ¿Seguro, Jessica?’ Ella, lógicamente, me lo preguntaba porque era la primera vez que veía un partido de fútbol desde que Dani nos dejó y he de reconocer que las primeras veces que uno se enfrenta a recuerdos del pasado durante el duelo son muy duras. Se convierten en ‘esas primeras veces’ de una nueva vida. Una vida en su ausencia... ‘Sí, mamá, lo quiero ver. Sí. sí’. Y ahí estaba yo, en el sofá.

Todavía hoy no sé por qué lo hice. Es algo que te lleva a estar ahí, quería conectar.Sabía que era imposible disfrutar de lo que veía, pero intuía que algo iba a pasar.Segundos antes del gol lo presentí. Empecé a llorar antes de que lo marcara. Me acuerdo del momento en que le hacen el pase a Andrés y él se queda solo ante la portería. Mete el gol y yo... no quise verlo, preferí taparme los ojos. 

 

Minutos antes de marcar el gol

No, no veo nada más, sólo veo a Andrés disparar a gol, pero no veo nada más porque me tapé los ojos con las manos. El gol, pero sobre todo la dedicatoria, emocionó a mi madre y ella gritó: ‘¡Mira, mira, mira!’. Yo no quería mirar porque sabía que él iba a estar ahí. No sé por qué, pero lo sabía. Sí, antes de que Andrés marcara, presentí el gol. Tampoco sé explicarlo, pero sabía que iba a suceder así.Llámalo intuición, presentimiento, destino, lo que quieras, pero Andrés es una persona que le podía dedicar ese gol a su familia, a su mujer, a sus hijos, a tanta y tanta gente. ¡Y se lo dedica a Dani!".

Dani Jarque / Foto: Cortesía
Dani Jarque / Foto: Cortesía
Raíces Venezuela: la marca que comenzó como emprendimiento

Raíces Venezuela: la marca que comenzó como emprendimiento

«Le tengo güiro a esa jeva»: el pique entre Jean Mary y Melisa Rauseo (+Video)