Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Incremento del síndrome de ojo seco pudiera deberse a nuevas tecnologías

El uso habitual de teléfonos móviles, tablets, ordenadores, entre otros podrían tener efectos dañinos por la exposición prolongada y abusiva.

El doctor Nabil Ragaei Kamel, Jefe del Servicio de Oftalmología y de la Unidad de Cirugía Refractiva del Hospital Quirónsalud Marbella explicó que cuando se usa una pantalla se reduce la frecuencia de parpadeo lo que conlleva que se prolonga el tiempo de renovación de la película lacrimal.

Como consecuencia de ello, la zona ocular se seca e inflama. Es lo que se denomina Síndrome del ojo seco", reseñó Europa Press.

Estos casos son cada vez más frecuentes en consulta y con paciente cada vez más jóvenes. "Se puede llamar la enfermedad del siglo XXI porque actualmente realizamos mayor esfuerzo visual con todos los tipos de pantallas disponibles para niños y adolescentes y porque frecuentamos ambientes más secos derivados de la contaminación o del uso de climatizadores".

Los principales síntomas del ojo seco es el picor, sequedad y, aunque parezca paradójico, el lloro constante también es un indicativo. Al respecto, el oftalmólogo explicó que "el ojo seco se defiende de forma refleja produciendo más humedad, echando mano de la lágrima del llanto emotivo, que tiene una fisiología distinta.

El sistema lacrimal no es capaz de drenar el exceso y termina por verterse en forma de lagrimeo (epifora), por esto se conoce como lagrimeo paradójico pues es el ojo seco el que hace llorar".

Tanto la sequedad como el lagrimeo continuo del ojo puede afectar a la calidad de vida del paciente, causando ardor, sensación de arenilla, legañas e incluso pérdida visual. Y en último término puede derivar en infecciones oculares y de las vías lagrimales.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados