Recordemos cómo Jugábamos Metras, Un Juego que ha Quedado en la Memoria de los Adultos

Recordemos cómo Jugábamos Metras, Un Juego que ha Quedado en la Memoria de los Adultos
Foto: Relacionada.

Canicas o metras, eran algunos de los nombres que recibían unas pequeñas esferas diseñadas con material de alabastro, cerámica, arcilla, madera, piedra e incluso mármol. Las metras divertían a los más pequeños de la casa, a través de una dinámica de juego en la que el más hábil con la puntería resultaba ser el ganador.

Ha quedado en desuso la expresión “juguemos metras”, fueron otros tiempos, aquellos, cuando un grupo de pequeñines se agrupaban. Cada uno con sus canicas en la mano que eran esparcidas al suelo, con el objetivo de atinar con la puntería y así llegarle lo más cerca posible al agujero a por lo menos a las metras de sus adversarios. Objetivo que al ser logrado le otorgaba la victoria al niño.

Jugar a Metra: Una sana diversión

Este tipo de juego era especialmente el predilecto de los varones, quienes aprovechaban cualquier espacio para recrearse sanamente “jugando metras”.

Sin embargo, algunas niñas, quizás más osadas, en ocasiones rompían la regla y también eran vistan demostrando sus habilidades con las también llamadas “bolitas”.

Quienes comienzan a rememorara las metras,  también deben estar recordando que las había de colores vivos y llamativos. Es por ello que entre el privilegio de ganarle al resto de los competidores estaba quedarse con las canicas de todos, haciendo lo que llamaban una “Rucha”.

De esta manera el que más ganara, más variedad y número de metras tendría en su mochila. Lo cual llenaba de alegría y orgullo.

Curiosidades sobre las Metras

Del origen de las canicas non se tienen datos exactos, sin embargo, se conoce que fueron halladas metras en la tumba de un niño en Egipto cerca del año 3000 a.c. Por lo que su origen puede remontarse al Antigua Egipto y Roma Precristiana.

Otras de las curiosidades que de seguro ignoras sobre las metras es que estas han recibido distintos nombres según la zona geográfica en que estén ubicadas, así como dependiendo de su tamaño, diseño interior y los colores.

Por ejemplo, una criolla es la de colores amarillo, azul y rojo a esta se le conoce como “venezolana”. Asimismo, una “chilenita” es la de colores blanco, azul y rojo. Y si hablamos de una "bolivianita" es de tonalidades rojo, amarillo y verde.

En este sentido, las metras también podían ser llamadas “canica petrolera” y esta era de vidrio, sin adornos interiores y con colores opacos. Entre los matices destacaba una que era comúnmente anhelada por los niños, se le llamaba “Martas” eran Blancas con colores matizados.

Las ojos de gato eran metras de tamaño normal pero con un diseño amarillo en el centro como los ojos de un gato.

Juegos tradicionales, en la memoria de los adultos

El tamaño clásico de una metra es de 16 milímetros de diámetro, pero también se conocen unas más grandes llamadas, que particularmente en Chile se les conoce como Bolon Campana.

Es muy recurrente que en reuniones entre adultos se recuerden los juegos tradicionales, tales como, el trompo, el papagayo, la ere paralizada y también el juego de metra. Algunos adultos reclaman que con la era de la digitalización esta forma sana de interacción ha quedado perdida en los recuerdos y las memorias de los países.

 

 

Guaidó destaca esfuerzos de los estudiantes para "ver renacer" al país

¡DURO GOLPE AL RÉGIMEN! Guaidó destaca que ningún país apoyo en la OEA nueva farsa del CNE

Encuesta COVID-19: Casi 100% del país presenta fallas en el transporte público

"Juegan con la ilusión de sus clientes": Así reaccionaron en redes al "error" del Banco Bicentenario