Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¡Ojo con el planeta rojo! Esta es la lista de extraterrestres más famosos de la historia

Un día tras otro, la conversación sobre la posible colonización de Marte se va perfilando en aspectos cada vez más concretos y realistas. Marte se ha convertido, de un planeta con presencia únicamente en la ciencia-ficción (de la más verbenera a la más ambiciosa, como la Trilogía Marciana Kim Stanley Robinson sobre la colonización del planeta), a una perspectiva de futuro a medio plazo. Recursos, habitabilidad o exploración espacial, todo ello simbolizado en un planeta que siempre ha conquistado nuestra imaginación, reseñó XAKATA. 

Y lo ha hecho desde los mismos inicios de la ciencia-ficción, pero también antes, a finales del siglo XIX, cuando se extendió la creencia de que los recién descubiertos canales del planeta eran prueba de una civilización extinta. En 1899, el mismísimo Nikola Tesla fijó en Marte la procedencia de unas señales de radio de origen inexplicable, y las clasificó como una señal inteligente de un planeta del sistema solar. La observación desencadenó declaraciones de observatorios y gobiernos declarando ser los destinatarios de subsiguientes teóricas comunicaciones desde Marte en forma de luz y sonido.

Dos obras literarias esenciales para la ciencia-ficción y la fantasía publicadas en torno al cambio de siglo, ‘La guerra de los mundos’ de Wells y ‘Barsoom’ de Edgar Rice Burroughs, terminaron de certificar la obsesión de la cultura popular con el planeta rojo. Para celebrarlo, hemos seleccionado algunos de nuestros marcianos favoritos: no todos invasores, no todos verdes y enanos. Pero muchos sí. Estos son los mejores marcianos de la cultura pop.

‘La guerra de los mundos’

Este clásico absoluto de la ciencia ficción, escrito por Herbert George Wells y publicado de forma seriada en 1897 fue una de las primeras narraciones del enfrentamiento entre la humanidad y una raza extraterrestre. Aquí le tocó a los marcianos, que según ha ido pasando el tiempo la crítica ha interpretado que simbolizaban a las teorías evolutivas, el imperialismo británico o a las movidas victorianas. De entre las criaturas marcianas retratadas, sin duda los enormes y devastadores Trípodes son los más representativos, y de entre las adaptaciones, la más notable sigue siendo la radiofónica de Orson Wells que desató el pánico (o no) en 1938.

‘Una princesa de Marte’

Barsoom es un planeta ficticio creado por Edgar Rice Burroughs, en la que es su invención más famosa junto a Tarzán, la novela de 1917 ‘Una princesa de Marte’ y sus diez secuelas, donde desarrolló toda una historia y sistemas económicos, sociales y políticos para esta recreación del planeta rojo. Todo ello a partir de las teorías entonces en boga sobre los canales como prueba de la existencia de vida inteligente en el planeta en el pasado. El protagonista terrestre de la saga, John Carter (que dio a su vez título a una estimable adaptación cinematográfica), va encontrando a lo largo de sus aventuras en el planeta distintas variantes de marcianos con diversos tonos de piel.

‘Mars Attacks!’

La encarnación más conocida de estos invasores con cerebros al descubierto y que se expresan como gansos hipervitaminados es la excelente y desfasadísima película de Tim Burton de 1996. Pero aún más salvajes son en su versión original, unos polémicos y ultraviolentos cromos editados en 1962 por Topps, con ilustraciones de artistas clave de la ciencia-ficción como Wally Wood o Norman Saunders. Los cromos describían todo tipo de ataques, ejecuciones y torturas, y canalizaban tanto las historias de invasiones de platillos volantes de los años cincuenta como el inminente desembarco de la contracultura en las vidas de los jóvenes estadounidenses.

‘Invasores de Marte’

Una de las invasiones paradigmáticas del cine de ciencia-ficción radioactivo de los años cincuenta, cogiendo elementos de las películas de platillos volantes, y adelantándose a la revolucionaria primera invasión de los ultracuerpos, con alienígenas que se adueñan de los cuerpos humanos. Aunque si quieres marcianos buenos, acude al excelente remake de Tobe Hooper para la Cannon de 1986: mismo argumento, deliciosa estética cincuentera, y algunos de los mejores monstruos de goma de los años ochenta.

Marcianos de ‘Marciano, vete a casa’

Los marcianos gamberros de ‘Mars Attacks!’ tienen unos venerables precedentes en esta novelita de Fredric Brown, maestro del humor y la ciencia-ficción concisa como un balazo, publicada en 1955. Los marcianos que nos invaden son aquí pequeños hombrecillos verdes con un sentido del humor destructivo y trotón. Su físico verde, enano, calvo y cabezón ha marcado muchas encarnaciones caricaturescas posteriores de los marcianos, pero estos no invaden con violencia, sino haciendo la puñeta: cuentan secretos vergonzosos, sabotean intervenciones públicas, ridiculizan a la gente en los momentos más inapropiados… una ola de cinismo que acaba volviendo literalmente loca a la población humana.

Marvin el marciano, de ‘Looney Tunes’

Bajito, cabezón y malhumorado, sí, pero no verde. De hecho, negro como el tizón y sin rasgos reconocibles, y ataviado con unos cuantos adminículos solo aparentemente incomprensibles: casco romano y falda (estos sí, verdes). No es tan disparatado como parece, es un homenaje al mitológico Marte: el resto de su carácter icónico llegó con la exageración extrema de sus movimientos para compensar su falta de rasgos faciales. No recibió su nombre hasta 1979 y entre 1948 (año de su debut con Bugs Bunny en ‘Haredevil Hare’) y 1963 solo apareció en cinco episodios de ‘Looney Tunes’. Su carisma y tronchante mal humor lo convirtieron en un personaje icónico, sin embargo, y desde entonces ha multiplicado sus apariciones.

Tío Martin en ‘Mi marciano favorito’

Un clásico absoluto de la comedia clásica norteamericana televisiva (esa que todos esperamos que se vuelva a poner de moda gracias a ‘Wandavision’). Interpretado por Ray Watson en más de cien episodios entre 1963 y 1966, era un antropólogo marciano que permanece en la Tierra en secreto, acompañado de un humano que es el único que conoce su condición. Con poderes como la telepatía, la telequinesis o la capacidad de viajar en el tiempo, el programa estaba en la onda de otros clásicos como ‘Embrujada’. Ah, tiempos felices con antenas en la cabeza.

J’Onn J’Onzz, el Detective Marciano

Se está hablando bastante del Detective Marciano (Martian Manhunter en el original) porque, tras haber aparecido en ‘El hombre de acero’ bajo su forma humana del General Calvin Swanwick, Zack Snyder ha anunciado que le veremos en su verde forma marciana original en su nueva ‘Justice League’. Sin embargo, este personaje no es un recién llegado al Universo DC: es uno de los miembros originales de la Justice League of America, sus poderes son comparables a los de Superman, y lo hemos visto en series como ‘Smallville’ y ‘Supergirl’. Además, su trasfondo es muy interesante: es el último superviviente de su raza, tras una guerra fraticida entre marcianos.

‘Crónicas marcianas’

Este gran clásico literario de Ray Bradbury fue publicado en 1950 después de que las historias que lo componen aparecieran en diversos medios, en principio sin intención de ser recopiladas. Sentando las bases del la encarnación moderna del subgénero de exploración y colonización espacial, Bradbury cuenta cómo tras una guerra que devasta la Tierra, los terrestres colonizan marte y se relacionan con los marcianos. Aunque inicialmente los marcianos son seres espigados de piel marrón, su posterior y más impresionante encarnación es la de esferas etéreas que contienen una llama azul y que se topan con misioneros que quieren convertirlas a la fe terrestre. Xakata. 

VALORA ESTE ARTICULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
( 0 votos, promedio: 0,00 de 5 )
Cargando...
- Publicidad-

LO QUE ES TENDENCIA

¿Por qué se separaran las Hermanitas Calle tras cinco décadas de trayectoria musical? Aquí te lo contamos

Según el programa de entretenimiento y farándula ‘Lo Sé Todo’ del Canal1, informó que Lina Barrientos, vocalista de la icónica agrupación, habría decidido tomar...

10 días de secuestros de estudiantes en Nigeria: ¿cuántos han sido liberados hasta el #27Feb?

El portal Político indicó que un total de 42 estudiantes, familiares y personal de la Escuela de Ciencias del Gobierno de Kagara, en el...

Tiger Woods sigue en el hospital y así evoluciona tras su grave accidente

El golfista Tiger Woods se encuentra respondiendo "con éxito" al tratamiento para curar las graves lesiones que recibió en la pierna derecha luego de...

Unas 60 personas vuelven a la calle en protesta por el encarcelamiento del rapero Hasel (video)

El portal 20 minutos indica que unas 60 personas cortan este sábado la carretera AP-7 a la altura del municipio de Sant Gregori (Girona),...

Así fue aprobado el plan de rescate anticovid al que le invertirán un total de 1,9 billones

DW en Español indica que la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este sábado el plan de estímulo de 1,9 billones de dólares...
- Publicidad-

Artículos Relacionados

Los cinco errores que evitan nuestra felicidad, según el padre Leopoldo Sayegh

Felicidad: 1) Estado de grata satisfacción espiritual y física. 2) f. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. Mi familia es...

Investigadores descubren una liebre que «brilla en la oscuridad» y explican cómo lo hace

Con información de RT en Español, los investigadores afirmaron que las liebres de primavera son los únicos mamíferos biofluorescentes nativos de África conocidos hasta...

Breves consejos para recuperar la confianza en ti mismo y ayudarte a conseguir trabajo

BBC Mundo reseñó que para algunas personas el trabajo es casi todo en la vida. Y si de pronto lo pierden, se quedan como...

Primera superluna de febrero: ¿Qué es y cuándo se podrá ver «la luna de nieve»?

El Clarín reseñó que si mirar los astros es una de tus pasiones, esta es una ocasión para no desaprovechar. El cielo de este...