Oops: el Príncipe Carlos tiene tremendo desliz por culpa del Coronavirus

El Príncipe Carlos de Inglaterra tuvo un despiste. Durante un acto protocolar, tras salir de un vehículo, iba a darle la mano a quien le abrió la puerta. Sin embargo, el heredero a la realeza británica enseguida se dio cuenta de que no debía hacer algo así.

Unos pasos más adelante le pasó lo mismo. Esta vez,soltó una carcajada y volvió a retirar la mano. Incluso, en primera instancia, se pensaba que lo estaba haciendo a tono de broma.

Ni siquiera el Príncipe Carlos pudo evitar la risa. Y es que es totalmente normal, ya que se trata de algo a lo que estamos acostumbrados casi todas las personas alrededor del mundo: saludar con contacto.

Mira cómo se quiebra de la risa el Príncipe Carlos. No tiene desperdicio.

torta

Lunes gastronómico: torta de zanahoria (receta sencilla)

Descartan hacer prueba de Coronavirus a López Obrador