La relación entre el entrenamiento de fuerza y el riesgo cardiovascular

Cada vez son más abundantes los potenciales efectos del entrenamiento de fuerza sobre el riesgo cardiovascular. La mayoría de los estudios realizados a diversos atletas, se enfocan en las respuestas que emite el cuerpo humano sobre intensas cargas de ejercicios.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio, cuyo fin fue investigar los efectos del entrenamiento crónico sobre el riesgo cardiovascular.

Participaron 86 personas sin experiencia previa en entrenamiento de fuerza. Los sujetos fueron distribuidos aleatoriamente en grupos:

1) Entrenamiento de fuerza

2) No entrenamiento. Se obtuvieron muestras de sangre antes y un mes después.

3) Tras 4 meses de entrenamiento de fuerza, así como después de 20-24 semanas en el grupo que no entrenó.

Los resultados fueron asombrosos: el entrenamiento de fuerza se vinculó a respuestas favorables en la elevación de masa libre de grasa (~2,8%), y de la masa grasa total del cuerpo (~7,5%).

Estos cambios en la anatomía física del individuo, implica una reducción de colesterol y un crecimiento de ácidos grasos. Los «conejillos de indias» cuyo perfil inicial partían con menos condición física, fueron los que más beneficios obtuvieron con estas evaluaciones.

En pocas palabras, aquellos escépticos que no creen en el entrenamiento de fuerza deberán plantearse otra manera de hacer ejercicios. Éste nivel de intensidad mejora los factores de riesgo en el metabolismo y en el pulso cardíaco, incluso en personas jóvenes y sanas.

León

Luis Vicente León con Miguel Ángel Rodríguez: para provocar un cambio hay que activar la población (Video)

Conindustria: libertades económicas son la vía para reactivar el país