Se comió un lagarto por una apuesta y terminó perdiendo la vida

Un australiano de 34 años, falleció después de una apuesta que consistía en comerse un pequeño lagarto, ingesta que tras diez días de agonía le acabó costando la vida.

El sujeto identificado como David Dowell dejó a tres hijos huérfanos y a pesar de que han pasa siete meses desde su muerte su familia sigue pidiendo justicia por una muerte que se encuentra aún sin aclararse.

Sus amigos contaron que Dowell, se comió un pequeño lagarto, un gecko, al ser retado por un conocido, e inmediatamente después empezó a encontrarse mal.

Su hermana, Hannah, explicó que, al darse cuenta de lo mal que se encontraba no tardaron en llamar a una ambulancia para que fuera trasladado al hospital, pero una vez allí, se negaron a atenderlo, ya que dieron por hecho que se trataba de algún problema gástrico, o incluso que podía tratarse de una resaca.

Cuando finalmente Dowell fue atendido le diagnosticaron una salmonelosis, bacteria que provoca dolores estomacales, fiebre y diarrea, reseñó Marca.

Más tarde su estado fue empeorando, se le inflamó el vientre, su orina se volvió negra, sus pulmones se llenaron de líquido estomacal, y empezó a vomitar bilis verde. Además, aseguran sus familiares. que sus testículos empezaron a segregar, y se hincharon.

Después de 10 días de agonía falleció durante una intervención quirúrgica. Hasta la fecha las causas de la muerte siguen sin ser claras, ya que los médicos descartaron por completo que el lagarto causara eso.

Amlo caraotadigital

¿Abrió los ojos? Asesinato de Acosta Arévalo estremeció a presidente de México

La “vaca familiar” así sobreviven trabajadores venezolanos