Cómo Combatir los Miedos a “Fallar” Durante el Acto Sexual1 min read

El ámbito social, generalmente, suele ser una idea «predeterminada» de cómo tenemos que comportarnos durante un acto sexual. Y lo complicado del tema, es que suelen presentarse en forma de presiones autoimpuestas para tener cierto “resultado” en la cama. Debo estar depiladadebo mantener la ereccióndebo tener un orgasmo rapidito, encontrar el Punto G… Deber, deber y deber. Cuánta presión…

Es factible que al sentirse en libertad, llegues a pensar que esto no va con él o ella. ¡Muy bien! Pero seamos realistas, la sociedad ha definido el sexo, de la mano con los comportamientos sexuales, como un reto a la superación de estereotipos que han marcados en la cultura. Aunque se diga que no, más o menos conscientes, permanece el temor a «no dar la talla».

¡Fuera presiones en el acto sexual!

La solución parece muy sencilla, en teoría: deja los estereotipos a un lado y listo… Pero, ya lo digo: parece fácil, no siempre lo es.

Lea también  Mitos y Realidades: ¿El tamaño del pene se mide por la talla del calzado?

El hueco que deja la visión social de la sexualidad es de tal envergadura, que interfieren para sacarse, con menor o mayor dificultad, de aquellos prejuicios que varían según la propia actitud y motivación para hacer «el delicioso» sin tapujos. Además, la educación recibida desde el hogar y de las historias que cada uno encima, son variantes que influyen en el comportamiento de un individuo durante el acto sexual.

Con todo esto, se infiere que un encuentro erótico es la demostración idílica de los deseos amorosos y carnales de uno hacia el otro, desatando el morbo por sus cuerpos, sus sensaciones, su piel, su placer… Sin intrusos.