Cómo las pastillas anticonceptivas me llevaron a la «depre». Por Señorita Ninfómana

Sí, así como leen… Yo siempre pensé que era exageración de las mujeres cuando decían que habían dejado las pastillas anticonceptivas porque les afectaban, hasta que las usé.

Cuando comencé con Ricky todo se fue dando con calma y cuando ya había mucha compenetración entre ambos y nos dimos cuenta que la relación iba en serio decidimos que era tiempo de usar un método anticonceptivo que nos permitiera disfrutar de nuestra vida sexual plenamente. Entonces entraron a escena las pastillas anticonceptivas.

Mi ginecóloga me recomendó Sinovul, que está compuesta de Levonorgestrel y Etinilestradiol, estos comprimidos los tomaban varias amigas sin novedades. Cuando las comencé a tomar me provocaron náuseas la primera semana y notaba que estaba sensible en extremo, lloraba por todo, más cuando mi novio para ese entonces estuvo de viaje y tuvo problemas para salir del país en el que estaba. Lloré incansablemente hasta que se me hincharon los ojos, cada día que pasaba sentía que no era yo, me sentía cansada y hay 2 gotas que derramaron el vaso.

La primera fue que mi deseo sexual fue disminuyendo, ¿Cómo una persona tan sexosa, con la líbido tan alta ahora no tenía tanto deseo? Siempre acostumbraba a despertar a Ricardo por las noches con sexo oral porque no aguantaba las ganas, y esos últimos meses tenía que ser él quien me buscara y solo accedía una vez, era suficiente para mí.

Pero no fue hasta después de varios meses de tomar las pastillas que caí en cuenta del daño que me hacían. Después de estar varios días enferma en casa de Ricardo mientras me cuidaba y se aguantaba mi llanto; porque todos los días me daba por llorar, éste me dejó en mi casa porque ya me sentía mejor, y estando allí sola, a los 5 minutos comencé a sentir un sentimiento muy profundo de tristeza y volví a derramar lágrimas.

Allí sentada en una mecedora en el jardín, noté que algo no andaba bien, y comencé a buscar los efectos secundarios del mencionado método anticonceptivo y efectivamente eran muchos, entre ellos estaba la depresión.

«No estoy loca entonces» pensé, en realidad sí estaban jugando con todo mi ser y decidí dejarlas y pensar en otras alternativas. He allí una de las tantas dificultades de ser mujer, tantas cosas que tenemos que pasar y a veces somos incomprendidos, nos tildan de exageradas porque no viven en carne propia todas estas situaciones por las que tenemos que atravesar: la menstruación mensual, las hormonas, el embarazo, la etapa de ser mamá, es tan complicado pero a la vez somos tan fuertes que asumimos cualquier reto y lo sobrellevamos como sea.

Mi consejo es: Hombres, tengan paciencia con nosotras y siempre sean empáticos, y mis ninfo estén alertas, siempre tenemos que preocuparnos por nuestro bienestar, lograr un equilibrio entre mente y cuerpo sano para poder sobrellevar las actividades de nuestro día a día y poder ser feliz con nuestras parejas.

Siempre menciono el estar siempre pendientes uno del otro en el plano sexual, pero hay elementos que pueden afectarlo y no hay que permitirlo, sin dejar de lado el cuidarnos mucho más si somos solteros y con múltiples parejas sexuales, porque se puede disfrutar mucho pero las consecuencias pueden ser muy perjudiciales.

¿Has usado pastillas anticonceptivas? ¿Alguna mala experiencia al usarlas? Los quiero mi comunidad Ninfo, recuerden que pueden responderme estás interrogantes a través de mis redes sociales.

@senoritaninfo.

Hace un año la ayuda humanitaria para Venezuela se hizo cenizas

El papel que deben firmar los venezolanos en Aruba Airlines sería una orden del gobierno de la isla

El papel que deben firmar los venezolanos en Aruba Airlines sería una orden del gobierno de la isla