Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Contado por sus protagonistas: El Sexo académico que no podrás dejar de leer

Muchos recordamos nuestras épocas de carrera universitaria por distintas cosas: carga de materia, exceso de tareas, difíciles exámenes, pero aún más por el sexo académico. Sin embargo, aquellos estudiantes juveniles que amaban la adrenalina, más de una vez usaron las aulas, el baño, incluso, el patio de la escuela para llevar a cabo lo que hoy son sus relatos de sexo académico.

Si tú, como muchos que hoy escriben sus relatos sobre sexo académico, disfrutas de recordar aquellos placenteros momentos, aquí te dejamos algunas historias placenteras sobre el sexo académico perfectas para dejar volar y encender tu imaginación.

TE GUSTARÍA LEER: ¡Toma nota! La importancia del suelo pélvico en la salud sexual

Relatos de sexo académico

Después de quince minutos de besos, caricias y un sexo intenso, la llamamos “la banca del placer”. Bastó un momento para que decidiéramos citarnos después de la última clase de viernes. Por ser fin de semana todos salían corriendo de la escuela, por lo tanto, se quedaba sola. Decidimos aprovechar la perfecta situación y nos volvimos locos en el salón de matemáticas. Todo fue perfecto.

-Erika, 26 años.

Relatos-de-sexo-académico-que-no-podrás-dejar-de-leer-Caraota-Digital

La bodega era un lugar un tanto temeroso para muchos, pero para nosotros significó el lugar perfecto para una hora de desenfreno, locura y placer. Era un lugar frío, así que decidimos quitarnos la ropa en cuanto comenzaron los besos. Nuestros cuerpos se calentaron de inmediato y cuando menos lo esperábamos, él ya me tenía recargada en una repisa mientras me practicaba un oral. No pudimos parar y esto terminó en el mejor sexo de mi vida.

-Camila, 28 años.

Relatos-de-sexo-académico-que-no-podrás-dejar-de-leer-Caraota-Digital

 

Nunca hubiera imaginado que el salón de estudios se convirtiera en el sexo académico de mi vida. Ya era tarde y lejos de estudiar, mi compañero de materia y yo reíamos y platicábamos de todo un poco. Lo único que faltaba era darle un toque de adrenalina al perfecto momento. Yo veía mi cuaderno cuando de repente sentí sus labios en la parte alta de mi cuello, subió y llegó a la oreja para después tomarme de la quijada y voltear mi rostro hacia él. Me besó. Comenzaron las caricias y ya tenía sus manos dentro de mi blusa. Jugó con mis pechos y yo me adentré en su pantalón. Todo terminó ahí. Fueron los diez minutos más excitantes de mi educación.

-Clara, 27 años.

Te podría interesar: ¿Escape saludable o sentimientos dolorosos? Descubre los pro y los contra del sexo casual

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x