¡Para complacerlas! Tres posiciones para cuando ellas tengan el poder (+galería)

En las relaciones sexuales, cuando las mujeres están arriba o toman el poder, son unas de las favoritas de ellas, y en algunos casos, también de los hombres prefieren que ellas lleven el control del encuentro.

Por eso, debido al contacto visual que generan éstas posiciones, son una facilidad para estimular otras zonas erógenas de ellas, además, que innovan en el sexo y son ideales para alcanzar orgasmos más repetidos e intensos.

A continuación te damos tres posturas para que comiences a practicar o realices más a partir de ahora, cuando ella quiera tener el poder.

La andrómaca.

También conocida como la “posición del molino”, está inspirada en un personaje de la mitología griega, y es una de las favoritas para “dominar”.  Los hombres quedan presos de la mujer y pueden disfrutar de los movimientos de sus caderas mientras ella el ritmo de la penetración.

Cómo se hace.

El hombre se acuesta boca arriba y la mujer se siente sobre él, con las rodillas flexionadas. Esto permite a ella controlar los movimientos y la profundidad de la penetración, además, aumenta el frotamiento de la región del clítoris para sensaciones más intensas.

Adicional a esto, el hombre puede aprovechar para estimular el clítoris y los senos con sus manos libres, así puede lograr que la mujer alcance el orgasmo con más facilidad, o incluso tener múltiples orgasmos.

El columpio:

Se conoce como la del “rodeo” también. Y puede sugerir un juego sexual en donde ambos se mueven y dan golpes de cadera como imitando la acción que se realiza al columpiarse. Ella tiene el control absoluto del momento y permite al hombre a estimular otras partes del cuerpo de ella con las manos.

Cómo se hace:

El hombre se acuesta boca arriba y ella le da la espalda, sentándose lentamente sobre el miembro erecto. Puede llegar a usar los pies como apoyo, o bien, arrodillarse colocando cada pierna en ambas partes de la cadera de su pareja.

La posición ofrece un ángulo de visión sobre la penetración muy estimulante y excitante para el hombre, mientras ella se mueve a su ritmo favorito.

La gran apertura.

Es una de las posiciones más cómodas cuando ellas “tienen el poder”.  Aunque necesita de una pequeña maniobra , ambos consiguen excitarse al máximo por el roce del punto G femenino y el golpeteo de los testículos contra los glúteos de ella.

Cómo se hace:

La mujer como dominante se debe inclinar un poco hacia atrás, mientras desliza una pierna por debajo de su pareja. Para evitar dificultades. Ella tendrá que apretar el pene con su vagina, ya que podría salirse de forma involuntaria.

 

El hombre se acuesta sobre su espalda y podrá levantarse un poco para provocar una posición más profunda. Información de Informe 21.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A pesar de no tener noticias de Marrero su audiencia fue pautada para el 17 de junio

angela-aguirre

Durante dos días seguidos buscaron a Ángela