Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La historia del dios egipcio que creó el mundo al eyacular

Atum, un dios egipcio tan poderoso que fue capaz de crearse a sí mismo en medio del caos, para luego crear el mundo a partir de su propia eyaculación.

Según la mitología egipcia, el poder del placer personal y la divinidad de un dios que fue capaz de crearse a sí mismo hizo que el universo se llenara de vitalidad y fertilidad. 

EL DIOS QUE DISEÑÓ EL MUNDO CON EL TALENTO DE SUS HIJOS

Antes del nacimiento de Atum solo existía un mundo oscuro llamado Nu, que estaba lleno de tinieblas y no había ninguna esperanza de cambio; pero se creó a sí mismo desde las aguas lodosas y putrefactas del Nu.

La historia del dios egipcio que creó el mundo al eyacular
Foto: cortesía

La historia indica que lo hizo basado en sus propios pensamientos y su enorme fuerza de voluntad. Era un dios omnipotente que logró vencer todas aquellas adversidades del Nu y dio inicio al mundo que actualmente conocemos.

Atum fue el primer dios egipcio que dio origen a las cuatro figuras más importantes de la mitología egipcia: Shu (aire), Tefnut (humedad), Geb (Tierra) y Nut (cielo).

¿CÓMO LOGRÓ EL DIOS EGIPCIO CREAR EL MUNDO? 

Este perfecto dios omnipotente creó de los fluidos de su cuerpo a Shu y Tefnut, y aunque existen diferentes versiones del mito; como por ejemplo, que Shu fue creada por un estornudo y Tefnut por un escupitajo (por la relación de sus nombres con las onomatopeyas de sus acciones).

Esta versión se basa en el respeto profundo que sentían los egipcios por la sexualidad y los penes, por ello, la versión más popular es que Atum creó al mundo a partir de su propia eyaculación.

El dios del aire y el dios de la humedad, se convirtieron en los responsables de crear un orden en el mundo. Ellos tenían que separar los restos del caos del Nu y transformarlos en armonía; crear leyes que promovieran un orden natural, la convivencia y la estabilidad, tanto de los humanos, como de la naturaleza.

La historia del dios egipcio que creó el mundo al eyacular
Foto: cortesía

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SEXO + MENSTRUACIÓN: ESTOS SON LOS BENEFICIOS QUE PUEDES TENER

Entonces el caos se dividió entre luz y oscuridad, y de ahí nació el principio del Maat. Este es un concepto abstracto de justicia universal que es representado por una pluma, debido a su ligereza y fluidez.

Por la creación de los principios básicos, Shu y Tefnut copulan y forman a Geb, quien es el dios de la tierra y a Nut, la diosa del cielo.

¿CÓMO SE ORGANIZAN LOS DIOSES PARA CREAR EL ORDEN NATURAL DEL MUNDO?

Nut se encuentra sobre Geb, y en el intermedio de ambos se ubican Shu y Tefnut, para formar parte del equilibrio y hacer que funcione el Maat perfectamente. En un inicio se encontraban todos juntos formando un solo ser, pero para que cada quien pudiese ejercer sus funciones, tuvieron que separarse, según publicó Culturizando.

La historia del dios egipcio que creó el mundo al eyacular
Foto: cortesía

Shu, el dios egipcio del viento, empujó a Nut hacia lo más alto, para otorgarle un buen panorama para hacerla protectora de su amor eterno Geb, el dios de la tierra. En ese sentido Nut, produjo lluvia para Geb como una ofrenda, y él gracias a su regalo pudo hacer que la tierra se hiciera fértil y productiva.

Como un equipo, lograron un equilibrio maravilloso y le hicieron honor al Maat, aunque sacrificaron su amor para lograr un bienestar para la tierra.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en Línea
Ver todos los comentarios

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x