Juez ordenó la desconexión de una bebé de 8 meses en un hospital de Reino Unido en contra del deseo de sus padres

Valentín Romero
Por Valentín Romero 4 Min de Lectura
4 Min de Lectura
Juez ordenó la desconexión de una bebé de 8 meses en un hospital de Reino Unido en contra del deseo de sus padres
Foto: Familia Gregory

El caso de Indi Gregory, una pequeña bebé de 8 meses, conmociona a Reino Unido luego de semanas de una batalla legal de sus padres quienes se oponían a que la desconectaran del soporte vital que la mantiene con vida en un hospital u hospicio, ya que querían que la niña pasara sus últimos momentos en su hogar y no en un centro asistencial.

No obstante, un juez británico prohibió el traslado de la niña y ordenó continuar con la desconexión en el nosocomio.

Los médicos de Indi Gregory, que padece una rara enfermedad mitocondrial que hace que sus células no produzcan suficiente energía, afirman que sufre mucho dolor y angustia y que no tiene sentido continuar con el tratamiento.

LEA TAMBIÉN: FUNCIONARIO DE POLICHACAO RETIRÓ SU ARMA Y SE QUITÓ LA VIDA EN PLENA SEDE POLICIAL

El miércoles, un juez dictaminó que debía retirársele el soporte vital, ya fuera en el hospital o en un hospicio. Sus padres lo impugnaron, alegando que se les debía permitir hacerlo en su hogar, algo que el tribunal había dictaminado que ya no era posible por el deterioro de su estado desde que se barajó esa opción antes.

El Tribunal de Apelación del Reino Unido desestimó su recurso en una vista celebrada a distancia el viernes. “Los motivos del recurso carecen totalmente de fundamento”, declaró el juez Peter Jackson al dictar la sentencia.

«Aunque se trata de una decisión jurídica, se adopta con plena conciencia de la cuestión profundamente delicada que constituye el núcleo del procedimiento», dijo Jackson, quien explicó que la suspensión que impedía a los médicos retirarle el tratamiento, concedida para permitir la apelación, había llegado a su fin.

TAMBIÉN SE PROHIBIÓ SU TRASLADO A HOSPITAL INFANTIL EN ROMA

El mes pasado, el Tribunal Supremo de Inglaterra dictaminó que lo mejor para la bebé era que se le quitara el soporte vital, rechazando la petición de sus padres de que se les permitiera llevarla al hospital infantil del Vaticano en Roma.

A principios de esta semana, el Gobierno italiano concedió a la bebé de 8 meses la nacionalidad en un último intento de impedir que los médicos le retiraran el soporte vital y permitieran su traslado a Italia, pero Jackson dijo el viernes que el padre de Gregory había aceptado que las decisiones sobre su tratamiento fueran tomadas por los tribunales del Reino Unido.

El hospital pediátrico del Vaticano, Bambino Gesu, se había ofrecido a atender a la niña, y el gobierno italiano dijo que pagaría cualquier tratamiento “que se considere necesario” en Italia.

Según la ley británica, la cuestión principal en tales casos es si el tratamiento propuesto redunda en el interés superior del niño. Los jueces han confirmado repetidamente las decisiones de los médicos de poner fin al soporte vital incluso cuando eso entra en conflicto con el deseo de los padres.

Fotos: Familia Gregory

Compartir este artículo