Biden migrantes indocumentados casados estadounidenses

Biden analiza ‘proteger a migrantes indocumentados’ casados con ciudadanos estadounidenses

Luis Alfredo Ledezma
Por Luis Alfredo Ledezma 3 Min de Lectura
3 Min de Lectura
El presidente de EEUU, Joe Biden, estarían analizando proteger a los migrantes indocumentados casados con ciudadanos estadounidenses.
Archivo

El presidente de EEUU, Joe Biden, estarían analizando proteger a los migrantes indocumentados casados con ciudadanos estadounidenses.  

De acuerdo a reportes de medios locales, también el mandatario «evalúa» otorgarles permisos de trabajo, lo que supone un alivio para más de un millón de migrantes en el país.  

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron al diario The New York Times que se analiza la legalidad de proteger a estas personas con un amparo conocido en inglés como «parole in place». El mismo permite a los migrantes trabajar legalmente y los protege de la deportación. 

Sin embargo, según las fuentes, la administración de Biden no ha tomado una decisión final sobre el amparo.  

Pero, fuentes citadas por el digital Politico aseguraron que de concretarse la medida esta no sería anunciada antes del debate programado para el 27 de junio entre Biden y el expresidente y precandidato republicano Donald Trump.  

El presidente de EEUU, Joe Biden, anunció que planifica con otros países la repatriación de migrantes tras medida sobre solicitudes de asilo.  
Archivo

LÍMITE A LOS ASILOS  

En tanto, Biden anunció y confirmó la semana pasada que se limitará el asilo a migrantes irregulares en su frontera con México.    

Durante una rueda de prensa, el mandatario demócrata enfatizó que los migrantes solo podrán recibir asilo en la frontera sur si lo hacen de una forma legal. 

De acuerdo con el comunicado compartido con la prensa el pasado martes, las nuevas disposiciones «no son permanentes» y se suspenderán cuando el número de cruces irregulares sea «lo suficientemente bajo». Así como el mismo permitan el procesamiento seguro y “eficaz” en los puertos de entrada.   

«Estas acciones estarán vigentes cuando la frontera sur se vea abrumada y harán más fácil para los oficiales de inmigración expulsar rápidamente a las personas que no tienen base legal para permanecer en EEUU», indicó la Casa Blanca. 

Las restricciones entraron en vigor de inmediato y se activaron cuando el promedio semanal de encuentros en la frontera superó los 2.500 diarios. Se detiene cuando los arrestos caigan por debajo de 1.500 por día. 

Compartir este artículo