Familiares de presos protestan en el Palacio de Justicia tras huelga de hambre, los recibió un viceministro

Familiares de presos protestan en el Palacio de Justicia tras huelga de hambre, los recibió un viceministro

Angel David Quintero
Por Angel David Quintero 3 Min de Lectura
3 Min de Lectura
Familiares

Familiares de personas privadas de libertad cerraron brevemente a la altura del Palacio de Justicia en Caracas, para exigir la presencia del ministro del Servicio Penitenciario y denunciar las irregularidades en el sistema judicial.

«Estoy aquí por todos los privados de libertad a nivel nacional. Ellos lo que quieren es una respuesta definitiva, le pedimos al ministro (de Servicio Penitenciario, Julio García Zerpa) que acabe con esto, que los ayude», dijo la mujer, hija de un reo de 70 años, recluido en una cárcel del estado Falcón.

La protesta, que incluyó la entonación del himno nacional, culminó con la llegada del viceministro para el Servicio Penitenciario, Kevin Ávila. El funcionario sostuvo un breve encuentro con los familiares en la Plaza Diego Ibarra.

LEA TAMBIÉN: REVELAN QUE SOLO EL 20% DE LA GASOLINA QUE SE VENDE EN EL PAÍS ES SUBSIDIADA

Ávila se comprometió a atender a los familiares, en grupos de veinte  y de acuerdo a la región de origen, en una sala habilitada en el Palacio de Justicia.

Los familiares valoraron positivamente la presencia del viceministro. En este sentido, reiteraron que el Palacio de Justicia es el lugar donde ocurren la mayoría de las irregularidades y atropellos.

Esta manifestación se enmarca en una huelga de hambre pacífica que llevan a cabo más de 50 mil presos en 19 cárceles y más de 30 calabozos policiales de Venezuela, la cual ha alcanzado las 78 horas de duración. Los reclusos exigen mejoras en las condiciones de reclusión, celeridad en los procesos judiciales y respeto a sus derechos humanos, según el Observatorio Venezolano de Prisiones.

En las últimas horas han llegado varios reportes de presos con varias afectaciones de salud, debido a todas las horas que han pasado sin comer.

Compartir este artículo