"Oreo", el oso ladrón que se hizo viral por su gusto por las galletas

«Oreo», el particular oso ladrón que se hizo viral por su gusto por las galletas

Angel David Quintero
Por Angel David Quintero 3 Min de Lectura
3 Min de Lectura
Oso

Un oso  apodado «Oreo» se ha convertido en la celebridad local de una localidad en Monrovia, California, y no por sus habilidades de caza o su imponente presencia, sino por su peculiar gusto por las galletas de chocolate.

Durante el último mes, Oreo ha sido captado por cámaras de seguridad irrumpiendo en viviendas en busca de su dulce favorito.

Su última hazaña consistió en llevarse una bolsa entera de la casa de Vina Khoury, quien comentó con humor: «Por eso lo llamamos Oreo».

El oso no se detuvo ahí. Al día siguiente, fue visto nuevamente con otro paquete de galletas, lo que generó preocupación entre los residentes. «Ahora que irrumpió en la casa, da un poco de miedo», confesó Khoury.

Aunque los robos de Oreo son recurrentes, los vecinos aseguran que el oso no representa un peligro real. «Nunca antes habíamos oído hablar de un ataque de osos aquí», afirmó Khoury, aunque reconoció la importancia de mantener la distancia, especialmente si se trata de una madre con crías.

LEA TAMBIÉN: EL VIDEO VIRAL DE MESSI HABLANDO CON UNOS MARACUCHOS EN PLENO SEMÁFORO EN MIAMI

La convivencia con la fauna local es común en Monrovia, pero el caso de Oreo es único por su persistente antojo por las galletas.

«Una vez logró abrir el auto de un vecino y sacó la bolsa de compras. De ahí consiguió una caja de Oreo», relató un residente.

Aunque algunos vecinos consideran el comportamiento de Oreo como agresivo, otros lo ven con simpatía y humor. «Los osos vienen todos los lunes. Pasan y golpean los botes de basura, buscan comida y son bastante inofensivos», comentó Richard Mosteller.

La creciente astucia de Oreo ha llevado a algunos a plantear la posibilidad de reubicarlo para proteger tanto al animal como a los residentes.

Por ahora, el oso sigue disfrutando de su libertad y de su galleta favorita, dejando a su paso una estela de risas y preocupación.

ETIQUETADO:
Compartir este artículo